Santamaría García: Regiones, subalternos, invisibles, cultura política y desigualdad. Crisis y retorno de lo social en la historia de américa latina en el siglo XX*



En las últimas décadas, los estudios históricos han experimentado un enriquecimiento en temas y enfoques sin parangón desde las primeras aportaciones de Annales y la historia social británica. Además, han cuestionado los postulados de estas, su sentido materialista, generalista y teleológico de los procesos. Los llamados genéricamente new cultural studies se agrupan en corrientes que beben del pensamiento posmoderno y postestructuralista, unidas por su crítica a la razón moderna y su fracaso en el proveimiento de una vida mejor, su radicalismo metodológico-conceptual, con énfasis en la relectura y la deconstrucción de los discursos, la búsqueda de nuevas fuentes y la ruptura de las barreras disciplinarias para tratarlas. Unidas también en la consideración como sujeto de lo que antes era objeto de análisis y el efecto multicultural y transcultural de la globalización económica y tecnológica y la visibilización de lo omitido y olvidado mediante la atención prioritaria a lo subalterno y la otredad.

La historiografía sobre América Latina ha interiorizado con rapidez las novedades, rasgo habitual en ella, aunque, en este caso, atraída, como la de otras regiones, por su especificidad, su pasado colonial, la imposición de lo occidental y su coexistencia con elementos preeuropeos, que han sufrido una jerarquización con un rango inferior y han sido invisibilizados o considerados dignos de ser superados por los discursos dominantes, que a cambio no han proporcionado la mejora de la vida que debía justificar su preponderancia, y han generado marginalidad y desigualdades. Tales problemas han dado lugar a otra corriente de pensamiento, resultado de aplicar a esos casos las mencionadas tendencias historiográficas, y calificada como estudios postcoloniales.

Este artículo revisa la historiografía reciente sobre América Latina en el siglo XX, cronología que responde a la necesidad de acotar un objeto de análisis tan amplio, temática, temporal y espacialmente hablando, a la idoneidad de ese periodo para los enfoques que proponen los nuevos estudios del pasado, debido a la progresiva complejización en él de las sociedades, a la abundancia de fuentes y a la disposición de tecnologías con que abordarlas. El trabajo sostiene que, tras décadas de investigación y reflexión, dicha historiografía ha sido relativamente ineficaz. Aquejada por un radicalismo negativo, ha diagnosticado bien los déficits de los paradigmas y referentes sociopolíticos y científicos, y ha puesto énfasis en ello, pero sin ofrecer una visión alternativa del mundo y la Historia. Ha cuestionado el carácter disciplinar de esta y, después de deconstruir los discursos, no ha sido capaz de dotar de sentido el esfuerzo realizado y de ofrecer respuestas.

La consideración en la que se basa el análisis que se expone en las siguientes páginas es que la Historia son procesos de imposición de unos grupos, intereses y pensamientos sobre otros, aun de modo imperfecto, y es en la Historia más reciente donde esto ha tenido un alcance mayor y global. Si bien ello ha permitido el afloramiento de otredades y su expresión como nunca antes, gracias a las nuevas tecnologías, al desbordamiento de las relaciones sociales y de las fronteras políticas tradicionales y a la disposición de los científicos sociales para atenderlas, el fruto no ha sido su empoderamiento frente a las amenazas que le asegure una representación en las transformaciones socioeconómicas. Y ya que tales cambios se están dando con ritmos e implicaciones sin parangón hasta ahora (Spiegel, 2006; Sewell, 2011), tras negar que se puedan explicar y justificar por un destino, la calidad del destino, o que tengan un destino, sigue siendo preciso analizarlos, debatir sus orígenes, su impacto y la crítica de los procesos y su posible redireccionamiento.

Para lograr ese fin, el artículo analiza las principales corrientes historiográficas recientes sobre América Latina en el siglo XX, sus alcances, déficits y críticas. Sostiene que, en general, han enriquecido y transformado el estudio del tema con una gran variedad de enfoques, métodos y fuentes, dotándose de una evidencia persuasiva acerca de que no es posible abordar en la investigación del pasado sin considerar la multitud de actores e interpretaciones de este, no solo de los que acabaron predominando, sin cuestionar las verdades impuestas y atender la diversidad de sujetos, espacios y hasta tiempos olvidados, con esfuerzo e imaginación en la búsqueda de fuentes, su tratamiento, y el de las antiguas fuentes, y generar procedimientos analíticos adecuados.

La magnitud de la región y del tiempo analizados y de las investigaciones sobre ellos, la multiplicidad de enfoques y el conocimiento disímil y fragmentado que han generado (Sabato, 2015) y su incapacidad de crear paradigmas y referentes alternativos, impronta a este artículo una articulación relativamente impresionista, herencia de lo que explora. Pero, desde ella, se tratará de establecer los rasgos básicos de la reciente historiografía y sus contribuciones, y argumentar que su combinación y diálogo, que ya ha empezado, con aportaciones más tradicionales y con las que nunca acabó, están proporcionando un intenso e interesante enriquecimiento de los debates y el saber.

Por la complejidad e interacción de los temas explorados y su tratamiento historiográfico reciente y anterior, se ha optado por una estructuración heterodoxa en el relato, ya adelantada, que prioriza la interrelación de los asuntos abordados y de sus investigaciones, y combina la explicación de los avances en el conocimiento, de los nuevos enfoques, sus porqués y la exposición de las críticas a estos mismos, de sus límites y debilidades, y que requiere el esfuerzo sugestivo del lector en la extracción de conclusiones. Además, al final se incluye una extensa bibliografía que, por las razones referidas, pretende ser representativa, aunque, debido a la magnitud de lo analizado, es necesariamente escasa.

Muchos odres nuevos para vinos viejos, pero no se puede hacer historia sin género y política

La refutación de los referentes tradicionales de estudio, derivada en la multitud de enfoques de la reciente historiografía sobre América Latina en el siglo XX, ha supuesto una renovación temática, teórica y metodológica, lo que dificulta la exploración de su alcance, junto con la diversidad y vastedad de la región, compuesta por varios países, con comunidades inmigrantes en el exterior, sus cambios en el tiempo, o la existencia de muchas historiografías nacionales. El primer dilema que se plantea es antiguo: que pueda o deba analizarse la región en conjunto, aunque un modo sencillo de solventarlo es considerar que se hace historiografía de América Latina y es útil hacerla porque se hace historia de América Latina.

Esa historiografía reciente nació de la crisis de las grandes teorías explicativas del pasado y la emergencia de otras que no llenan el vacío, ni pretenden llenarlo, del fin del socialismo real, la globalización económica, el surgimiento de nuevos actores sociales, y más americanos: la democratización de los países, la apertura y ajuste de sus economías, su desconvergencia frente a las naciones más ricas, las crecientes desigualdades que han generado y la falta de mecanismos eficaces para resolverlas, procesos que requieren atención y respuestas.

La historiografía moderna nació en el periodo de entreguerras como historia social, desde abajo, con Annales y los marxistas británicos, vinculada a las ciencias sociales y a la emergencia de nuevos actores, a los que empezó a considerar protagonistas, no víctimas de los procesos, al surgimiento de la sociedad de masas y la socialdemocracia, en respuesta a sus demandas. Desde la década de 1960, esa historiografía se fue renovando. El culturalismo de (Thomson 1963) o las mentalidades de Annales (Le Goff, Chartier y Revel, 1978) revisaron el concepto de clases, para concluir que no son estáticas, ni determinadas solo por lo económico, sino que se forman en el propio proceso histórico, y priorizaron la atención de la modernización, en lo que coinciden con la sociología histórica de Mann (1974) o Elias (1978), que reconceptualizan el poder, el origen del Estado, la revolución o el papel de las masas (García Sebastiani, 2012). Con esas influencias y con la reorientación de la economía política de Keynes (1936) nacieron las aportaciones latinoamericanas a las ciencias sociales, la teoría del desarrollo y su deriva dependentista (Prebisch, 1950; Cardoso y Faletto, 1969; CEPAL, 1998), sus críticos (Hirschman, 1991; Cortés Conde y Hunt, 1985; Thorp, 1984), o el estudio de los populismos, que inició la sociología de Germani (1955) precisamente para explicar la transición a la sociedad y política de masas en Argentina (Álvarez Junco y González, 1994; Conniff, 1999). También nació, por poner un ejemplo nacional, la nueva historia de Puerto Rico, que, con la herencia de la antropología de Mintz (1956), analiza procesos político-culturales que tienen como punto de partida la vida material y colectiva (Santamaría, 2006b). Al mismo tiempo, Wallerstein (1974) ubicaba a América en la historia universal considerando que su europeización, como la del pensamiento, la del sistema económico y del poder mundial, tuvo su origen en la colonización del Nuevo Mundo.

La historiografía actual, por lo tanto, bebe del culturalismo y las mentalidades antecedentes de la new cultural history, que agrupa corrientes diversas unidas por su crítica a la modernización, la otra vertiente renovadora de los estudios del pasado de la década de 1960. Desde el decenio de 1980, más aún tras el fin del socialismo real, se habla del agotamiento del pensamiento marxista y de Annales, vinculado al surgimiento -como cuando estos nacieron- de nuevos actores sociales que demandan atención en un mundo globalizado, pero no en el sentido de Wallerstein (1974), pues lo globalizado es ahora el sujeto, gracias a las nuevas tecnologías que permiten construir relaciones y redes fuera de los espacios tradicionales y nacional-estatales de socialización. En consonancia, la nueva historiografía reivindica el siglo XX, pero ello también procede de Annales que, además, en su evolución, adelantó otro de los preceptos de aquella: todo es política, no social, dice Rémond (1965, p. 12). No hay historia total más que de la participación en la vida política, y es en el siglo XX cuando esto comenzó a alcanzar una dimensión sin parangón.

El posmodernismo, definido por Lyotard (1979), cree que el proyecto modernizador ilustrado fracasó en la transformación de las formas de vida, cultura y pensamiento. La historiografía posmoderna sigue priorizando a los de abajo; pero, frente a Annales y los marxistas, los considera sujetos, no objetos de la historia, en la que predominan los componentes subjetivos del individuo, la historia sociocultural de Chartier (1993). De tal apreciación se alimentan las diversas corrientes citadas, llamadas turns cultural y lingüístico (McDonald, 1996; Kliksberg y Tomassini, 2000; Tomassini, 2000; Plati, 2002; Monzón y Jernónimo, 2000; Di Pascuele, 2011), vinculados entre sí, con el retorno de lo político, los enfoques de género, neohistoricista y microhistórico (Aram, 1989; Sirinelli, 1993; Olábarri y Caspistegui, 1996; García Sebastiani, 2012), pero también con la nueva historia social de la ciencia o de la economía.

Lo que este artículo sostiene es que la principal aportación de las nuevas corrientes historiográficas, pese al negativismo radical de sus antecedentes, está en la interrelación entre ellas y las más tradicionales, se esté o no de acuerdo con su no fe en la modernidad y sus postulados; artículo de fe, pues implica creer que su proyecto ha concluido, está agotado, pero sin demostrarlo. Dicha interrelación tiene como eje angular la preocupación por las desigualdades, los procesos de integración y exclusión, con independencia de la consideración acerca de sus orígenes. Es en ello, en particular para América Latina, donde la reciente historiografía comulga con las contribuciones de sus antecesoras, que han experimentado renovación, por ejemplo, con el neoestructuralismo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL, 1996; Sunkel, 1993) o el neoliberalismo de Dahrendorf (1982). El primero, influido por la Escuela de Frankfurt, por Habermas (1986), ve la historia como aprendizaje: el capitalismo despolitiza las relaciones; pero para afrontar sus crisis, las repolitiza e incurre en problemas de legitimación y fomenta la parcelación de los intereses para que no afecten al sistema (Offe, 1985). El segundo defiende la igualdad de oportunidades vitales y está tras el neoliberalismo económico, cuestiona la socialdemocracia, el well faire y la discriminación positiva, que desincentiva a sus beneficiarios, no los integra, y merma el crecimiento y la productividad. Ambas corrientes han debatido profusamente en las últimas décadas en América (Williamson, 1990; Stiglitz, 2002; Grassi, 2003; Rojas, 2015; Santamaría, 2006).

La preocupación por las desigualdades y el uso exhaustivo de fuentes, facilitado por las nuevas tecnologías e imprescindible si se prioriza estudiar lo individual-subjetivo, lo local y micro, que son vistas como discursos, no como verdad; la vuelta a los archivos, que, dice Chartier (1998, p. 10), por el desencanto con las reflexiones generalistas, son las mayores aportaciones de la renovación historiográfica reciente. Y lo son, se crea o no en sus principios: el rechazo a la historia total, la generalización, su sentido teleológico y potencial de cambio, a la que llegan a considerar literatura, no ciencia, pues carece de referentes con los que contrastar (Palazón, 1984, p. 44). Esto, sin embargo, provoca fragmentación e hiperespecialización que, junto a la mocedad y lo mucho que abarcan temáticamente las nuevas corrientes, dificultan hacer síntesis.

Temáticamente, también hay elementos de coincidencia en la diversa nueva historiografía. Según Knight (2002), para América Latina, son el interés por lo regional-local y subalterno, aunque no en el sentido de Gramsci (1998), pues se niega la ocasión de que eventualmente, en la historia, pueda dejar de serlo, pues si lo logra pierde tal condición. Sin embargo, tal comunidad contribuye a un panorama aún más fragmentado como piel de leopardo (Bernabéu, 2000, p. 271), que no corrige la otra prioridad de esa historiografía, la política, ya que se entiende como cultura, como sistema de representaciones y símbolos compartidos en grupos localizados que universalizan a través de la globalización, no de lo nacional (García Sebastiani, 2012).

Ese sistema de representaciones es lo que interesa al turn cultural, y en él la historia comulga con la antropología, más que con la sociología; como antes, se preocupa por las tramas de significación que envuelven al hombre, los universos mentales, la cultura como sistema de significaciones compartidas de Tylor (1993). El turn lingüístico participa de igual interés: vida, cultura, convenciones subyacentes cobran importancia suprema en el relativismo cultural y la afirmación de la multiculturalidad de la new cultural history de Hunt (1989) o Burke (2000). La cultura puede modelar la sociedad; de ahí sus propuestas de construcción y deconstrucción de los discursos. Son los autores formados en Annales quienes se muestran más capaces de unir viejas y nuevas influencias: la historia sociocultural de Chartier (1992), que sería imposible sin la influencia de Derrida (1997), Foucault (1966, 1976-1984), De Certau (2000) o Bordieu (1988), del narrativismo o la política como cultura: representaciones, creencias, espacios de socialización, lieux de memoire (Jameson, 1989; Nora, 1984-1993).

Por eso, el turn lingüístico cuestiona el discurso. Derrida (1997) y los postestructuralistas creen que la realidad es indisociable del lenguaje, pues se representa en textos que deben deconstruirse. Por lo tanto, no hay interpretaciones dominantes, no se puede conocer el mundo por criterios científico-racionales y el hombre no evoluciona en sentido progresivo sirviéndose de ellos. Así lo entiende también la microhistoria (Ginzburg, 1976; González, 1973), la historia de lo cotidiano e históricamente silenciado, como la perspectiva de género, aunque esta aspira a ser más globalizante, un cruce de caminos y revolución del discurso historiográfico, que omitió a la mitad de la humanidad, y nació del avance del feminismo desde los años sesenta del siglo XX, de la incorporación de la mujer al trabajo, a la academia, y, por ello, como las anteriores, preocupada por las desigualdades. De hecho, Scott (1998, p. 92) equipara el concepto de género al de clase, y afirma que es la raíz de todas las desigualdades, aunque no muestra la conexión.

La principal aportación de la nueva historiografía, pues, es la sanción de que no puede hacerse historia sin género y política. La política nunca faltó, perdió el favor de los renovadores del estudio del pasado cuando sus métodos eran positivistas y sus temas reyes y guerras. Pero desde hace tiempo muchos autores reivindican la centralidad de instituciones y leyes, el relato de los procesos, la cronología (Elton, 1967; Himmelfarb, 1987), influidos por la sociología histórica de Skocpol (1984) o Tilly (2002) y por Foucault (1990) y su tesis de que el poder no es solo el Estado ni cesión del individuo, sino correlación de fuerzas, y mediante técnicas anatómico-biológicas ejerce control con coerción y lenguaje, que es normativo, no discursivo, ya que produce saber y verdad.

Con esas influencias y la de Lacan (1990), cuya psicología analiza al Yo como sujeto fragmentado, la reciente historia política atiende el poder, el Estado, pero también la biografía y prosopografía (Seco, 1989; Carreras, 1989; Carasa, 1994), las identidades, imaginarios y espacios de sociabilidad, en los que se adquieren capacidades para la interacción, se aprenden e interiorizan normas y valores, que son múltiples y complejos, en los cuales el comportamiento político responde a motivaciones culturales, no económicas, que se construyen y manifiestan en símbolos, discursos, en una cultura política e ideales movilizadores de grupos. Casi toda la nueva historiografía presta atención a esos temas y analiza así el nacionalismo, que las teorías de la modernización creían que desaparecería con ella, como Weber (1959) afirmaba y erraba, y que, por lo tanto, es prueba de su fracaso. Su estudio, según Fusi (2003) o Álvarez Junco et al. (2003), es esencial para interpretar las ideas-fuerza que mejor ejemplifican los problemas de la contemporaneidad.

Historiar es recordar lo que otros olvidan. Pensar las desigualdades y en locus descuidados

Historiar es “recordar lo que otros olvidan” (Hobsbawm, 2003, p. 9). Por eso, la historia moderna surgió a la vez que los Estados y sociedades y su necesidad de legitimación y de crear ciudadanos dotados de identidad nacional, de articularlos políticamente y gobernarlos (Iturralde y Suárez, 2012). Por eso es objeto de disputas (Bresciano, 2013), y analiza la democracia cuando América se democratiza, o la ciudadanía en ese sentido, a lo Hopenhayn (2001), no solo nacional, de tercera generación, globalizada, en sociedades que no han alcanzado los derechos de generaciones previas, pero que una historia teleológicamente remisa no cree imprescindibles para llegar a ella (Déniz, 2006, p. 109; Santamaría, 2006b). Sin embargo, otra historia que acepta métodos y teorías de la renovación, pero no necesariamente sus principios, analiza la democracia como aspiración americana en el siglo XX (Malamud, 1992; García Sebastiana y Del Rey, 2008), y, por supuesto, la pobreza, la marginalidad y la desigualdad, que son los grandes problemas históricos latinoamericanos, sean o no fruto del fracaso de la modernidad (Santamaría, 2006b, p. 17).

La historia, pues, debe pensar para la igualdad y mejora de la vida y conciliar enfoques menos eurocéntricos con el análisis de la globalización por el capitalismo y la civilización occidental (García Sebastiani, 2012). Por ello, es esencial hacerla comparada entre casos dentro y fuera de América. Por ejemplo, con métodos postmodernos, Seidman (1994), Cowie (1999) o Wells (1999) ven similitudes en la historia del trabajo de Sudáfrica, Estados Unidos, Brasil o México. Los conflictos mezclan componentes de clase, género, raza, que se intentan explicar por lo global, pero responden más a causas locales, y al mismo tiempo evidencian experiencias compartidas a través del espacio-tiempo que los separa. Gajes de una nueva historia que, hecha con honradez y oficio, incluye hasta lo que rechaza.

El enfoque comparado es básico en la nueva historia sociocultural de la ciencia. Por ejemplo, Álvarez y García (2007) analizan la eugenesia como medio de control social y del individuo (el bipoder de Focault) en Cuba y Estados Unidos, otro caso de colusión de intereses, enfoques y difuminación de fronteras disciplinares que defiende la reciente historiografía. De ahí que los recientes estudios de la ciencia incluyan la tecnología, para superar la división clásica del saber, explicar procesos con ambos componentes y su efecto social, convertido en centro de atención. La actor network o la systems theories piensan, incluso, la tecnología como sujeto, insisten en su creación subjetiva y simbólica, su selección y asimilación con criterios culturales, cuyo origen se vincula al de la bioética, la ética ambiental o el análisis del discurso científico, que no es neutro, y de la pseudociencia en la conformación social (Ayús, 2006). Por tales razones, dice Puig-Samper (1999, p. 144), tales estudios ya no se preocupan tanto por la gran ciencia, escasa en América Latina, como por la pequeña, más común, adaptada y socialmente útil (Lafuente y Ortega, 1993; Santos y Díaz, 1997; Martínez y Flores, 1997).

En relación con la eugensia como medio de construcción social, temas antiguos, la esclavitud, las migraciones, dislocan la visión eurocéntrica-nacional y son idóneos para enfoques multiculturales y globalizados interesados en la homogenización de las sociedades a través del contacto en el tiempo y lo heterogéneo del resultado. Celebraciones como la del quinto centenario de la llegada de Colón a América o la del bicentenario de la abolición de la trata de esclavos y de la esclavitud han impulsado esos estudios, sobre todo acerca de la migración y el exilio español, en el primer caso; pero, tras pasar, han hallado nuevos retos: la participación de inmigrantes y exesclavos en la construcción de la ciudadanía, identidades e imaginarios, las desigualdades (Santamaría y Naranjo, 1999; García Sebastiani, 2011; Escribá et al., 2009). Para Cuba, por ejemplo, donde después de esclavitud hubo inmigración masiva, hay trabajos de Naranjo y García (1996) o Scott (1999), esta última asidua a la microhistoria en el sentido de Knight (2002) y a lo regional, o como la compilación de Pérez Herrero (1991) sobre México.

La región se aborda sin nación, también supranacionalmente, y se estudian integraciones más asociadas a la necesidad de agruparse en estructuras sobreestatales para afrontar la globalización que a sueños como el bolivariano, verbigracia el Mercosur, o más trascendentes como la Euroamérica, la historia atlántica de Rouquié (1989) o Carmagnani (2004); las partes de una civilización con dos orillas que se miran una a otra, de Fernández Armesto (2002). Se reconoce que América es Europa, pero más: indios, esclavos, crisol cultural y procesos de aculturación, dominio blanco, colonial y, luego, criollo. El criollo buscó identidad más allá de Europa y halló lo indio, pero precolombino y cultural, no como realidad étnica de los países, y en lugares de migración masiva se recurrió al inmigrante para poblar y como factor de civilización.

Culturas mestizas. Revisionismo, posmodernismo, revolución inacabada y nueva economía

De nuevo, por lo tanto, el universo de representaciones, la historia como constructo del que parten los postcolonial studies para deconstruir el discurso de dominio europeo, visto así, cultural, de pensamiento, no económico, la civilización versus barbarie de Sarmiento (1845), que al nacer el siglo XX encarnaron las obras de Martí (1891) o Rodó (1900), que aluden a la distinción frente a Estados Unidos y su democracia de masas, imposible en Latinoamérica. Es en el siglo XX, con retraso, dice Aguirre (2002), cuando se profesionalizó la Historia y se crearon los archivos en la región. De ahí que se estudie a sí misma importando modelos sin marcos, asumiendo rápido novedades, citando a todas de modo cosmopolita y dialogante por la cultura mestiza, aunque en una sociedad poco dialogante. Por ello, la crisis de la historia tradicional es en América tan reciente como la de Annales y la marxista; las corrientes críticas con ellas se han incorporado rápido, y su interacción es el sello distintivo, aunque la mocedad ha impedido aun suficiente teorización y ha provocado aún más fragmentación (Acosta et al., 2015; Ansaldi, 2007).

Así se estudia la enseñanza, instrumento básico del proyecto social formalizado, que ha fallado en dotar capacidades (Bertolá y Ocampo, 2012) y ha dislocado al sujeto y al conocimiento, creando desprecio por la propia historia y la realidad, y ha limitado el potencial de transformación. Aranguren (1997) y Brito (1997) apuestan por visibilizar en ella la infinidad de culturas latentes-resistentes en la memoria y por el análisis del discurso centrado en la pluralidad de voces para crear saber socialmente compartido y consenso en los problemas sociales (Arata y Sothwell, 2014). Es misión de las ciencias sociales ayudar a percibirlo y leer la trama al revés, construir historia sin mitos, como dicen Romero (1973) y Tomassini (2000), producir conciencia crítica para formar ciudadanos y los recursos para cambiar la conciencia, según Fontana (1982), la redemocratización de la democracia de Giddens (1993).

La democracia llegó a América con la revolución e independencia, temas candentes por su bicentenario. Aguirre (2002) llama revisionista al citado sello latinoamericano en la nueva historia, y dice que es heredero de una corriente surgida en la década de 1930 con las historiografías nacionales (Halpering, 1979). Pero, unido al pensamiento postmoderno, se centra en lo individual-subjetivo como apropiación de valores expresados en un imaginario cultural, constructor de estrategias fragmentadas de supervivencia. Por eso rechaza la idea de proyecto común y revolución como motor de la historia, y la reemplaza por una visión instrumental en la que no hay tendencias objetivas y los sucesos se ubican por oposición en el eje tradición-modernidad. Así se analizan la Revolución Mexicana (Falcón, 1987) y las independencias, que no fueron cambios radicales o el triunfo de la razón, identificada como nacional. Lo esencial es que crearon el espacio político y la sociedad contractual, liberaron al individuo de lo estamental; por lo tanto, deben estudiarse desde una óptica institucional y desde sus actores, lo que muestra el predominio de las continuidades (Guerra, 1992). Así, la nueva historia hereda un continuum historiográfico americano, la revolución inacabada; pero, mediante su negación, arguye que la limitada construcción nacional impidió crear ciudadanos y democracias representativas, pues no había un sistema común de referencias de lo político, ya que su raíz no es económica, sino que procede de relaciones regidas por códigos de cultura. Como alternativa se impuso la de un grupo, y las revoluciones ulteriores, del siglo XX, fueron contestación al Estado oligárquico resultante en demanda de más equidad y espacios de representación según se fueron complejizando las sociedades (Touraine, 1992).

Por esas razones, se prioriza la historia local y micro, pues en espacios pequeños se dislocan las jerarquías impuestas, las leyes, los partidos, los Estados, con las que intenta legitimarse el grupo que impuso su proyecto nacional, que, como señala Paz (1992), al no responder a la realidad, convirtió la realidad en ilegal. Los lazos culturales eran locales, lo cual dio lugar al caudillo, que comunicó ambos mundos. La élite estatal asumió la misión de crear la nación y el pueblo, que no existían, pues en las cualidades que distinguen al ciudadano, educación y propiedad, predominaba la exclusión de raíz cultural, no económica (Annino, 1993). La diferencia con Estados Unidos es que su tradición hizo a los hombres iguales ante la ley, y de tal igualdad surgieron el ciudadano y la democracia representativa (Maza, 1992).

El populismo nació precisamente para recomponer el orden alterado en el siglo XX por nuevos grupos sociales que demandaron más equidad y representación. Pero, al ser culturales, los déficits persistieron y generaron soluciones militar-autoritarias, que tampoco los aliviaron. En ese sentido, dice Touraine (1989), la historia de América Latina es la del combate entre fuerzas de integración y centrífugas, que ha dado lugar a grandes sectores marginados, y explica que, desde la década de 1980, por falta de cultura política representativa, se ha generalizado la democracia procedimental (Sen, 1982), contradicción implícita en toda la nueva historia. Sus explicaciones reniegan de la generalización y del largo plazo, pero enfatizan las continuidades y acaban generalizando. Suponen, por ejemplo, una única democracia en países con tradiciones indígenas y con prácticas ancestrales de democracia directa, que tanto se valoran hoy. Además, rechazan los factores económicos, lo que impide analizar la importancia del mayor disolvente de lazos comunitarios-tradicionales, el mercado, y desconoce los cambios en la historiografía económica, que desde hace tiempo busca en la construcción institucional causas del crecimiento y diferencias entre las naciones (North, 1981; Bertolá y Gerchunoff, 2011), asociadas al aumento demográfico, como antaño la teoría antropológica del origen del Estado (Boserup, 1965). Muchos autores exploran hoy cómo se definen y cumplen los derechos de propiedad, el rol del cambio tecnológico, las políticas fiscales y sociales, los mecanismos de acción colectiva o la cultura empresarial y del trabajo en la transformación sociopolítica (Thorp, 1989; Cárdenas et al., 2000; Santamaría, 2006a; Santamaría, 2019b), la empresa como lugar de socialización -recuérdese que en su estudio nació la historia oral (Schwarzstein, 1991)-, y, en fin, entender las raíces históricas de las desigualdades.

Desde la nueva historia económica se completa la explicación del populismo. Surge para afrontar problemas nuevos, es una creación cultural y mantiene, por fuerza o necesidad, estructuras políticas basadas en lealtades y clientelas, pero usando el presupuesto para engrasarlas (Pérez Herrero, 2007). Por eso, hace crisis cuando se reduce tal recurso y renace donde dispone de él (como la petrolera Venezuela), ante los déficits democráticos y desigualdades que siguen sufriendo los países latinoamericanos. Desde esa perspectiva, Mesa-Lago (2000) renueva la teoría del desarrollo dotándola de una metodología, de la que adolecía, y con un enfoque comparado, incluyendo en el análisis indicadores socioeconómicos usados hoy por las agencias internacionales que miden los índices de desarrollo humano o de libertad para clasificar las naciones y ayudar a la toma de decisiones en política internacional o de cooperación y en las elecciones de inversores. Bertola y Ocampo (2012) proyectan tales índices al estudio de la historia latinoamericana y de sus problemas.

En esa historia económica reclama también espacio otro sujeto paradójicamente invisibilizado, aunque se supone parte de la élite, el empresario. Hasta hace poco se le estigmatizaba por causas ideológicas, asociándolo al fracaso de la modernización, las crisis, la generación de desigualdades en América Latina, y por su relación con el capital extranjero. Pero, antes que eso, es uno de los locus de colusión transdisciplinaria que demandan estatus epistemológico, idóneo para los análisis regionales y de casos, donde la organización familiar, los lazos de parentela y las redes migratorias reemplazan al imperfecto mercado laboral. Por ello, en su investigación han reinado curiosas confusiones metodológicas: la mayoría son pequeños y medianos, no oligarcas, adaptan creativamente tecnologías, forman capacidades. Además, se les denigra por no cumplir una función que no tienen, ser motor de desarrollo social, y sí la que les distingue y convierte en empresarios: maximizar rentas en sus negocios. Solo sociedades que disponen de regulaciones con tal fin han acabado conciliando ambas funciones. Y es en ello, más que en sus empresarios, donde hay un gran déficit en la historia de América Latina. Estudios recientes, aún pocos, analizan así a sus empresarios, como agentes de poder político-económico, examinan las redes familiares, sociales, descubren ágiles burguesías comerciales locales que pasaron a la actividad productiva, industrial y, sobre todo, rural, un tipo de empresario aún más estigmatizado y menos investigado, pero más americano: ganadero, caficultor, hacendado azucarero de países como Argentina, Brasil o Cuba (Cerutti y Vellinga, 1989; Dávila, 1996; Cerutti, 2006; Cerutti, 2007; Santamaría, 2019a).

Lo local y regional, la globalización y la urgencia de síntesis

En las historiografías nacionales, los citados sellos comunes latinoamericanos se unen a otros particulares. Pagano y Rodríguez (2002) dicen que, en Argentina, el peronismo, la democracia, temas viejos, resisten el auge de los estudios culturales locales, de nuevos actores sociales, olvidados, que acaparan el 60 por ciento de lo editado desde 1980 y desplazan a los actores económico-sociales predominantes anteriormente. Igual ocurre en Chile, donde privilegian el género, la niñez, lo micro y cotidiano (Illanes, 1991; Rojas, 1999; Valdés et al., 1995). Flores (2002) cree que en México han pasado del querer transcenderlo, de O’Gorman (1958), a cuestionar, mediante enfoques locales, que exista un México, y, como en los demás casos, hay exceso de fragmentación, temas, métodos, por lo que es preciso, si no articularlos en relatos mayores, al menos abordarlos con perspectivas más amplias y hacer síntesis.

El predominio de lo local aumenta la necesidad de síntesis, pues los estudios culturales han reconceptualizado el tiempo, antes disolvente, ahora alternancia reversible-irreversible, lo dado y dándose de Zemelman (1991), pero los espacios, también diversos y sujetos en la historia, no están bien definidos, hay tantos como investigadores. Sin embargo, el hombre nace y vive en un lugar, y es preciso superar el no-lugar y la vacuidad epistemológica de la globalización (Escobar, 2000; García Aguirre, 2007). En esas coordenadas se ubican las propuestas del desarrollo humano local de Gabaldón (1996), otro desarrollo y otra globalización que compensen el efecto desidentitario que está teniendo hasta ahora, con educación, sanidad y trabajo, en un medio físico adecuado (Morales, 1996), lo que Sonntag y Arenas (2007) llaman lo global-local.

Globalización es un proceso antiguo asociado al comercio, la esclavitud, las migraciones; pero como conciencia es reciente, facilitada por el desarrollo tecnológico, y debe recordarse que es un discurso construido en locus concretos, por lo tanto, extranjero, aunque también instrumento de defensa de lo propio (Mato, 1994). El zapatismo es un ejemplo de su uso para oponerse al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) mexicano-estadounidense porque perjudica la producción de maíz, símbolo de su cultura (Burbach, 1994; Toledo, 2000). Por lo tanto, genera a la vez problemas y oportunidades con las que cada cual desarrolla estrategias de supervivencia que se sirven de lo propio y lo prestado. Además, no deja de ser estatal (Agresti, 2012), pues globalización es igualmente el citado NAFTA o el recetario neoliberal del Fondo Monetario Internacional (FMI) que los Estados deben aplicar; no obstante, sociedades tan excluyentes y de poca tradición democrática como las latinoamericanas en lo que fallan es en articular mecanismos que potencien sus aspectos positivos (Santamaría, 2006 a, p.21).

Globalización es la elevada emigración de muchos países de América Latina, antes tierra de inmigrantes, los transmigrantes de Basch et al. (1994) que impregnan con su cultura el lugar de acogida (García Sebastiani y Marcilhacy, 2017). Entre los aspectos más negativos, globalización es también narcotráfico, sobre el que se discute si es fruto de arraigos culturales, de las desigualdades y la pobreza, o se ha de enfatizar su cooptación por guerrillas y terrorismo, como defiende el gobierno estadounidense (Joyce y Malamud, 1999; Lillo y Santamaría, 2009).

Fenómeno antiguo, espacial y afectado por la globalización, lo ecológico, también demanda reescribir la historia desde su óptica, pues su dimensión es histórica: el impacto de las economías agroexportadoras o mineras, estudiado en Brasil o Cuba por Dore (1994), Bengoa (1997) o Funes (2005), y en casos regionales (Alimonda, 2002), con enfoques híbridos, según García Canclini (1989), como historia cultural de la naturaleza, vinculada a las culturas campesinas, a la etnicidad, india, negra (Gudynas, 1999; Toledo, 1992; Escobar, 1999) y, por supuesto, a la sostenibilidad (Giblo, 2001).

Género, desigualdad, razas e identidades. Culturas imaginadas y movimientos sociales

El género es la mayor desigualdad y el que más urge reescribir la historia. Su estudio surgió de la preocupación por la mujer y, con el tiempo, se amplió a las relaciones sexuales, el patriarcado o los vínculos con las demás desigualdades, raciales, económicas. En su origen tuvo un enfoque político-cultural (Mead, 1935), que las investigaciones recientes recuperan y con el que defienden que tales desigualdades son constructos históricos. En América se le une el estigma de su asociación con la conquista y el mestizaje (Paz [1992] se refirió a ello como “los hijos de la Malinche”), y es más imperiosa su vindicación integral, en lo político, no solo en el Estado, sino sobre todo en las relaciones humanas y lo cotidiano, donde nace la omisión de lo femenino, pero donde se halla también su gran aportación a la historia. En dichos ámbitos, las mujeres han tenido un rol esencial en la lucha contra las dictaduras, pro derechos humanos, en la elaboración de estrategias de supervivencia frente a las crisis y, más transcendentes, en la transmisión de culturas campesinas o indígenas. Y así se las analiza desde los trabajos pioneros hasta los más actuales (Lavrín, 1985; Aguiar, 1990; Gonzalbo, 1997; Cabal y Motta, 1996; Guardia, 2013).

Precisamente por el mestizaje, América es idónea para la nueva historia. Por ejemplo, género y religión es un tema privilegiado por los recientes estudios religiosos, remozados con la aportación de la sociología y la antropología de Poular (1969), Eliade (1999) o la Teología de la Liberación -otra contribución americana a las ciencias sociales, que convirtió al pobre en el centro de interés (Berryman, 1989)-, y que han ampliado sus objetivos desde la década de 1980 con la influencia de los trabajos de historia de las religiones. Verbigracia, los grupos CEHILA (2017) o ALER (2017) analizan la educación, la salud, las mentalidades, el comportamiento social, el poder político de la Iglesia, los niños y mujeres o diferentes grupos étnicos. Se preocupan por las interrelaciones religiosas, el diálogo confesional y disciplinar, la religiosidad popular; se forman nuevas redes de investigación (University of Harvard, 2017), se indaga desde la perspectiva de género, que exige nuevas miradas de la familia, lo cotidiano, y la Iglesia, actor protagónico de la subyugación femenina, que posee enormes archivos y fuentes locales, sobre individuos. También así se estudian, con las influencias citadas y otras, el avance del protestantismo en Latinoamérica, la muerte, la religión, las identidades étnicas (Stoll, 1990; O’Phelan, 2003; Baumann, 1998), el sincretismo religioso negro, candomble, santería, en lo que inquieren Campo (2004) o Barnet (1995), quien habla incluso de lo africano como toma de conciencia de la cultura.

Esclavitud y abolición de esta centraron el estudio de lo negro, pero desde la década de 1980 predominan otros enfoques como el citado, más político-culturales: miradas desde el propio sujeto, su lucha por la libertad y el derecho a ser negro; estrategias frente a la desigualdad, que analizan Kinsbruner (1996) o Fuente (2001) para Puerto Rico o Cuba; historias comparadas en esos sentidos, locales y micro, para hallar lo individual-subjetivo, y transdisciplinarias, en las que se entremezclan raza, género, discriminación por la pseudociencia (Scott y Zeuske, 2001; Rodriges, 2007). Stolcke (1992), pionera de estos estudios, se pregunta “¿es el sexo para el género como la raza para la etnicidad?”.

Lo étnico es indio en otros países y aun más plural. Fliert (1997) censa 400 grupos y 40 000 000 de personas susceptibles de ser consideradas así. Desterradas las teorías biológico-civilizatorias que lo concebían como estrato cultural inferior o postulaban la raza cósmica para superarlo por el mestizaje (Vasconcelos, 1925), es ideal para la reivindicación del sujeto en la historia. Bonfil Batalla (1996), Flores (1996) y García (2000) recuerdan que es un constructo de la conquista, antes no existía, y fue excluido por la independencia, cuyo proyecto modernizador solo lo reconocía como ciudadano, aunque buscaba en lo indio-arqueológico la autenticidad de la cultura propia. Por lo tanto, sufre discriminación múltiple; de ahí que los zapatistas busquen alianza con otros excluidos para refundar un México multiétnico, una nueva democracia, y para abarcar tal pluralidad se analiza por su identidad como construcción (González Casanova y Roitman, 1996; Dietz, 1993), fruto de la rutinización en prácticas del stock cultural, que posee o permite dotar de él a grupos que no la tienen y crear la comunidad imaginada, que es política, contrapoder resistente (Anderson 1993), por lo que, como ya se señaló, lo indio se examina también en relación con el género, la ecología, la democracia, la violencia (Adrianzen, 1993), que interesan incluso a investigadores preocupados por temas más tangibles, por ejemplo a König et al. (2000), en su relación con el Estado-nación, el exterminio, los procesos de inclusión-exclusión, aspectos en los que Irurozqui (1999) observa, para Bolivia, que la movilización logró transformar identidades grupales en nacionales.

Y es que, desde hace tiempo, los estudios de los movimientos sociales en Latinoamérica han priorizado el paradigma identitario (Melucci, 1999) sobre el de la movilización de recursos (Tarrow, 1997), debido al desigual acceso a los bienes de la modernidad, el mayor del orbe (Santamaría, 2006a), que, según Calderón (1996), marginó su comprensión. Pero el segundo enfoque ya no los ve solo como lucha contra el Estado, y es preciso combinar ambos para entender fenómenos más vinculados con la restricción de oportunidades vitales que con la identidad, que Álvarez (1998) analiza para el Cono Sur y Brasil. Hay que investigar la acción colectiva en lo cotidiano, la solidaridad entre marginados de Lomnitz (1975), pero también las movilizaciones tematizadas que interesan al postestructuralismo y crean redes paralelas de poder; la teoría de las minorías activas, que pueden inducir cambios; la novísima psicología comunitaria, que examina la relación sujeto-sujeto (Parra, 1995). No obstante esa riqueza conceptual, teórica, metodológica y temática (todo es Historia), los viejos conflictos persisten, y negar su centralidad no debe implicar invisibilizarlos. Por eso se sigue escribiendo tanta historia clásica como nueva, enriquecida por el influjo de esta última. El unum existe, afirma Adelman (2004) para explicar la ausencia de América Latina en la historia universal, que también es preciso remediar.

Poscolonialismo, otredad, subalternidad, multiculturalidad y más movimientos sociales

La impresión de invisibilización procede de la pujanza de los estudios postcoloniales y subalternos, que entienden el colonialismo como discurso histórico (Achúgar, 1998). Nacieron en India (Said, 1978; Bhabha, 1994), cultura más antigua, que fue posesión inglesa, pero que, cuando se emancipó, en Hispanoamérica se llevaba más de un siglo pensando en su identidad independiente (Grüner, 2002). Son cultural studies, deconstruyen los discursos, insisten en la textualidad sociocultural (Dijk, 1980), en lo subjetivo e identitario, que ven como nómada (Mouffe, 1996); reconstruyen la tradición republicana, destructora de valores comunitarios (Deluze y Guattari, 1987; Ramos, 1989; Lander, 2000). Dice Mignolo (2000, p. 57) que calan en América porque ofrecen respuesta a la crisis teórica de la modernidad, al surgimiento de nuevos actores y culturas desterritorializadas en el capitalismo sin fronteras que trasciende los Estados, también en crisis. Según el manifiesto que reúne a esos teóricos sin disciplina, disciplinas nómadas, híbridas, transdisciplinares (Castro y Mendieta, 1998, p. 6), estudian sujetos sin historia, no aprehensibles con categorías como clase o nación; releen lo que existe y no existe para observar lo no observado, lo subalterno, y restituirle sus memorias fragmentadas en predominios multiculturales, en una América que se englobó en occidente como otredad y mismidad y diseñó fronteras blancas-europeas al margen de su pluralidad étnico-cultural, pues la colonización del poder ha reproducido el discurso dominante y ha excluido al resto (Castro y Mendieta, 1998).

Lo global-local permite desplazar lo nacional-inventado por la colonización del poder, generar democracia planetaria, el desborde popular del Estado, que analiza Matos (1986) en Perú, pues todo cambio nace de lo cotidiano de la cultura, que representa lo real antes y de mejor modo que la ideología (Ghon, 2000, p.17). Sin embargo, tal discurso, aparte de ocultar el hegemónico, que al menos debía tener estatus similar a los demás, y al igual que él, resulta de la importación de miradas ajenas de académicos inmigrantes en Estados Unidos, cultura distinta y foránea, que desde su locus cosmopolita-subalterno hablan en nombre de otros (Moraña, 1998, p.219) con discursos complejos, en general ininteligibles para quienes pretenden convertir en coinvestigadores, por lo que solo logran cierta representación (Follari, 202; Ortega, 2012). Además, hoy se evidencia que la globalización está teniendo efectos diluyentes, más que identitarios, y la multiculturalidad, dice Zizek (1998, p. 25), surge al mismo tiempo que la imposición global, es parte de ella. Los estudios socioculturales no han logrado articular una reflexión alternativa del mundo y la historia, y lo subalterno es ubicuo, de modo que tanto radicalismo metodológico acaba diluyéndose en un mero culturalismo descriptivo e inofensivo (Fredric y Zizek, 1998; Tenti, 2012). Roig (1998, p. 23) se pregunta ¿por qué renunciar a las grandes historias de opresores y oprimidos que precisamente recorren las pequeñas historias, o cómo llamar pequeña a la historia de 12 000 000 brasileiros sem terra?, y Sewell (2011) y Eley (2011) hablan de la nostalgia por la historia social, que al menos trataba de explicarlas.

La mirada transmigrante es un valioso aporte a una historiografía que siempre ha recibido aportaciones diversas. Hay latinoamericanos y latinoamericanistas en todo el orbe cuya visión es indispensable, aporta novedades, ayudada por las nuevas tecnologías, que permiten investigar, debatir y divulgar desde cualquier lugar. Pero es preciso articular todas las ópticas, no excluir las que fueron excluyentes (Bohoslavsky y González, 2011). Por ejemplo, sin los movimientos campesinos, obreros, de clases medias o estudiantiles no se entiende la historia de América en el siglo XX, los populismos como respuesta (García Sebastiani, 2006), que Sabato y Cavarozzi (1984) llaman regímenes híbridos, la reforma agraria, que quizá es el eje conector de lo nacional y local, la democracia y equidad, por lo que concentró el esfuerzo académico hasta el éxodo rural y la asalarización recientes, la desarticulación de los movimientos populares por las dictaduras, el neoliberalismo, los nuevos actores y sus agendas. Aunque no olvidemos que estos, zapatistas, sem terra, son hijos de otros anteriores que, según la lógica subalterna, perviven en ellos, pueden resurgir de ellos.

La violencia que tradicionalmente ha sufrido América Latina es mayor en el mundo agrario. Sus reformas, aunque diversas, estuvieron ligadas a la modernización, muchas fueron parciales y generaron más problemas. Chile es un raro ejemplo de continuidad y éxito. En Perú o en Colombia, el Estado logró reducir el caudillismo, pero no llenó su vacío y provocó más violencia. En general, dichas reformas fracasaron si no contaron con el campesino. Por ello, la revolución no logró su apoyo en Nicaragua (Horton, 1998), mientras que sectores parcialmente reformados en Perú o El Salvador fueron esenciales en los procesos de pacificación (Pearce, 1986; Degregori et al., 1992). Esos aspectos, sin duda, son igual de relevantes que el género, la etnicidad o la ecología, componentes también de la temática campesina o, más recientemente, que el narcotráfico en Colombia o la globalización en Chiapas, tal como los abordan los estudios subalternos (Toledo, 1992; Joseph y Nuggents, 1994; Mallón, 1995; Huber y Safford, 1995).

En cuanto al movimiento obrero, fue tardío en Latinoamérica, como la industrialización; por eso dispone de muchas fuentes y ha permanecido ajeno al debate sobre descualificación de los oficios euroestadounidenses, salvo en casos de modernización temprana, por ejemplo, el de la industria tabaquera en Cuba (Casanova, 2000), donde, además, igual que en Brasil y en todo el Caribe, se analiza ligado a la esclavitud y a formas de induced labour (chinos e indios importados a partir de 1840 para sustituir a los esclavos). En general, sin embargo, desde la década de 1960, su estudio se vinculó al del trabajo y lo político (Spalding, 1977; Bergquist, 1986; Collier y Coflier, 1993), y por ello no ha perdido interés, pese a su desarticulación por las dictaduras y el descrédito de la izquierda (French, 2002), ayudado por el arraigo en él de la historia oral y por esfuerzos como el de Alexander (1965), que formó un archivo con 12 000 entrevistas, usado luego por muchos investigadores, y debido a que su escasa especialización permitió incluir entre sus demandas otras diversas, de género, equidad, idóneas para la nueva historiografía (French y James, 2000), y a que es uno de los campos en que mejor se han superado sus límites con síntesis y enfoques comparados, según se indicó anteriormente (Seidman, 1994; Cowie, 1999).

No ocurre igual con la historia urbana, que, pese a disponer de estudios generales (Hardoy et al., 1978; Hardoy y Morse, 1988; Hardoy y Schaedel, 1977; Segre, 1977; Gutiérrez, 1984; Solano, 1990) y más concretos (Scobie, 1974, sobre Argentina y Buenos Aires), carece de síntesis suficientes y adolece de fragmentación. Sin embargo, por eso evidencia mejor que otros campos de análisis las paradojas de la nueva historiografía, los problemas de falta de referentes y generalizaciones que dan lugar a conocimientos fragmentados. Se interesa por espacios especiales, simbólicos, aspectos culturales, imaginarios (Quesada, 2001; Needell, 1987; Almadoz, 1977; Ramón, 1999), abordados con fuentes nuevas y diversas: el humanismo de Morse (1977), la emergencia del sujeto urbano en la literatura (D’Alessandro, 1992), las Ciudades de película (Barrios, 1997), fuentes muy propias del siglo XX, muy usadas para ese y otros temas, como la construcción de la memoria (Pérez Murillo y Fernández, 2002).

Pequeñas y grandes historias y su común necesidad. A manera de conclusión.

El auge de las pequeñas historias no ha impedido que se sigan estudiando problemas mayores en los que estas se dan: autarquía, democracia, representación, legitimidad, clases políticas, partidos, elecciones, Estado (Alcántara, 1989; Annino, 1995; Parelli, 1995; Linz, 2000; Pérez Herrero, 2007; Malamud, 2002), analizados en sí mismos y comparadamente, entre casos americanos y no americanos, respecto de países con los que ha sido usual cotejar, como Estados Unidos o España, y otros nuevos como Australia, los del sur y este de Europa, democratizados en el mismo periodo que los latinoamericanos (Linz y Stepan, 1996), o los del sudeste asiático y su exitosa apertura económica, construyendo también modelos teóricos que no son patrimonio de la reciente historiografía: la teoría de la transición, La quiebra de las democracias (Linz, 1996). Así se han seguido explorando el populismo, el caudillismo, el pensamiento político, las formas de hacer política, la oposición (Krauze, 1994; Werz, 1995; Ramos, 1997; García Sebastián, 2006), la integración supranacional en las nuevas democracias, aunque insistiendo poco aún en sus aspectos socioculturales (Tokatlián, 1994; Acosta, 1994; Tirado, 1997). Ya se señaló que la investigación de todos esos temas se impregna de la influencia de los nuevos métodos y enfoques: la democracia, la violencia y los Estados multiétnicos (Adrianzen, 1993; González Casanova y Roitman, 1996), incluso los trabajos sobre las Fuerzas Armadas. Acerca de ellas dice Beltrán (2000) que han perdido poder, pero no cohesión, lo que facilitó la transición política, y tras el papel que desempeñaron en la Guerra Fría, analizado por Rouquie (1984), han de reubicarse en Estados adelgazados, con menos presupuesto y dificultades para armarse, y buscar un rol nuevo, quizá en la protección de los recursos, el control fronterizo, del narcotráfico, las migraciones o en las misiones internacionales.

Comunicar nueva y vieja historia, pese a lo dicho, presenta aún serios déficits. Por ejemplo, afirma Ansaldi (2007), la democracia se estudia con énfasis institucional y ha de verse como posibilidad; recordar que partidos o elecciones tienen larga tradición en América, según Malamud (1992); que caudillismo y clientelismo, aparte de expresión de culturas resistentes, son mecanismos de concreción democrática o para integrar lo regional, como muestra Deas (1993) en el caso colombiano. Hay que analizar históricamente la formación de capacidades para la autodeterminación, las desigualdades (Bertolá y Ocampo, 2012), superar con imágenes integradas la antipolítica que impuso el fin del fujimorismo en Perú (Grompone, 2000; Cotler y Grompone, 2000), el raquitismo teórico que vive la democracia y que impide aprovechar el mejor conocimiento de las identidades sociales, la etnicidad o el género (Degregori, 2000). Hay que gobernar, en la acepción de Mires (1995), ordenando el caos de intereses fragmentados y diversos, no refugiarse en pequeñas historias, en las muchas fuentes y refinados métodos para evitar el compromiso con los proceso políticos venezolanos, a la manera de Kornblith (1998), o incurrir en juicios de valor antichavistas (Caballero, 2000); no hay que conformarse con que Brasil se convierta en potencia económica mundial sin resolver sus desigualdades sociales, regionalismo o la debilidad de sus instituciones (Rial, 2002), o estudiar, en fin, la marginalidad urbana, fruto del reciente y rápido éxodo rural, y no hacerlo como un problema menor, cuando, por mucho que se desprecie las ópticas estructurales, no se ha demostrado que carezca de ese componente.

Además, no se puede pedir a los renovadores que resuelvan los problemas y límites de su renovación y recompongan el resultado de su insuficiencia, cuando sus propuestas, por otra parte, han sido muy positivas y enriquecedoras. Toda transformación del conocimiento científico pasa y queda, se enfrenta a reacciones y subsiguientes transformaciones, y sobreviven los déficits, como han sobrevivido muchos más antiguos, y surgen otros y más respuestas, pero siempre el fruto es un acervo teórico-metodológico y temático mayor que el preexistente.

La reciente historiografía enseña a desconfiar de los discursos y generalizaciones, aporta conceptos, métodos, teorías, transdisciplinariedad, fuentes; obliga a verlas y a analizarlas con mayor rigor y perspectiva crítica, como fruto de intereses que no son neutrales, y, por lo tanto, carecen de la asepsia que requiere construir conocimiento y que el investigador debe procurar proveer. Además, esa historiografía ha reenfocado la indagación sobre el pasado hacia lo local, regional, subjetivo y privado, hacia el género, las minorías, los nuevos actores sociales, que seguirán apareciendo, sujetos en su propio discurrir, y enfatiza las desigualdades, lo político-cultural, aunque, debido a ello, también provoca fragmentación, hiperespecialización, pérdida de poder explicativo e instrumental, que muchas veces confunde con el sentido teleológico tradicional de historia. Asimismo, los nuevos estudios reniegan de lo económico, del unum, en fin, que señalaba Adelman (2004), por su responsabilidad en la invisibilización del pluribus, y, como casi todo está ya inventado, incurre en el dilema de From (2000): liberarse de no conduce a ser libres para, renegar de la tierra prometida no exime de la necesidad de destino y diálogo entre lo anterior y lo presente, que, al fin y al cabo, es una cabal definición de la Historia, y parece lo oportuno, aunque exige mucha voluntad e imaginación relacional.

Con tal perspectiva se ha construido este ensayo. No ha sido posible tratar en él todos los asuntos de una historiografía tan vasta y variada, solo ejemplos considerados representativos, para concluir que en casi todos los campos trabajan hoy historiadores con todo tipo de influencias y formas de pensar, más abiertos e intuitivos en general, y que, pese a sus preocupaciones diversas, es posible detectar en la mayoría una intensa confluencia en el interés por problemas surgidos de explicaciones y debates, que eran y son los de las sociedades latinoamericanas. Entre las más relevantes de tales cuestiones están las desigualdades, la multiculturalidad y biodiversidad, los procesos de integración y exclusión y sus déficits, aunque ahora reposicionados en contextos cada vez más globalizados, con tecnologías en continuo avance y una pluralidad de actores sin parangón en el pasado, más aún por sus posibilidades de expresión, pero en sociedades con carencias históricas de institucionalización, cultura política y representativa, de formación de capacidades y fomento de la iniciativa, que además se han agravado con el reciente adelgazamiento de los Estados. Tales confluencias son, sin duda, el rasgo y el reto mayor de la historiografía actual y, sin remedio, su futuro.

Bibliografía

1

Achúgar, H. (1998). Leones, cazadores e historiadores. En S. Castro y E. Mendieta (eds.). Teorías sin disciplina (pp. 215-138). Distrito Federal, México: Miguel Ángel Porrúa.

H. Achúgar 1998Leones, cazadores e historiadores S. Castro E. Mendieta Teorías sin disciplina215138Distrito Federal, MéxicoMiguel Ángel Porrúa

2

Acosta, J. (ed.) (1994). Integración, desarrollo económico y competitividad. Bogotá, Colombia: Tercer Mundo, Creset.

J. Acosta 1994Integración, desarrollo económico y competitividadBogotá, ColombiaTercer MundoCreset

3

Acosta, Y.; Ansaldi, W.; Giordano, V., y Soler, L. (coords.) (2015). América Latina piensa América Latina. Buenos Aires, Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Recuperado de http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/gt/20151026052305/piensa.pdf

Y. Acosta W. Ansaldi V. Giordano L. Soler 2015América Latina piensa América LatinaBuenos Aires, ArgentinaConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/gt/20151026052305/piensa.pdf

4

Adelman, J. (2004). Latin America and World Histories: Old and New Approaches to the Pluribus and the Unum. Hispanic American Historical Review, 84(3): 399-410. DOI: https://doi.org/10.1215/00182168-84-3-399.

J. Adelman 2004Latin America and World Histories: Old and New Approaches to the Pluribus and the UnumHispanic American Historical Review84339941010.1215/00182168-84-3-399

5

Adrianzén, A. (ed.) (1993). Democracia, etnicidad y violencia política en los países andinos. Lima, Perú: Institut Français d’Etudes Andines, IEP Ediciones.

A. Adrianzén 1993Democracia, etnicidad y violencia política en los países andinosLima, PerúInstitut Français d’Etudes AndinesIEP Ediciones

6

Agresti, P. (2012). Sociedad y Estado en el mundo globalizado. Buenos Aires, Argentina: Eudeba.

P. Agresti 2012Sociedad y Estado en el mundo globalizadoBuenos Aires, ArgentinaEudeba

7

Aguiar, M. (ed.) (1990). Mujer y crisis. Caracas, Venezuela: Dawn, Mudar, Nueva Sociedad.

M. Aguiar 1990Mujer y crisisCaracas, VenezuelaDawn, MudarNueva Sociedad

8

Aguirre, T. (2002). Implicaciones del revisionismo en la historiografía reciente de América Latina. En J. R. Campos Álvarez y E. Rey (eds.) (2002). III Congreso Internacional de ADHILAC. Santiago de Compostela, España: Universidad de Vigo, Universidad de Santiago de Compostela.

T. Aguirre 2002Implicaciones del revisionismo en la historiografía reciente de América Latina J. R. Campos Álvarez E. Rey III Congreso Internacional de ADHILACSantiago de Compostela, EspañaUniversidad de VigoUniversidad de Santiago de Compostela

9

Alcántara, M. (1989). Partidos políticos y elecciones en América Latina. 2 volúmenes. Madrid, España: Técnos.

M. Alcántara 1989Partidos políticos y elecciones en América Latina2 volúmenesMadrid, EspañaTécnos

10

ALER (Asociación Latinoamericana de Educación y Comunicación Popular) (2017). Lo que sucede en América Latina. Recuperado de https://www.aler.org

Asociación Latinoamericana de Educación y Comunicación Popular 2017Lo que sucede en América Latina https://www.aler.org

11

Alexander, R. (1965). Organized labor in Latin America. Nueva York, Estados Unidos: Free Press.

R. Alexander 1965Organized labor in Latin AmericaNueva York, Estados UnidosFree Press

12

Alimonda, H. (ed.) (2002). Ecología política. San José, Costa Rica: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

H. Alimonda 2002Ecología políticaSan José, Costa RicaConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

13

Almadoz, A. (1997). Urbanismo europeo en Caracas (1870-1940). Caracas, Venezuela: Fundación para la Cultura Urbana, Editorial Equinoccio, Universidad Simón Bolivar.

A. Almadoz 1997Urbanismo europeo en Caracas (1870-1940)Caracas, VenezuelaFundación para la Cultura UrbanaEditorial EquinoccioUniversidad Simón Bolivar

14

Álvarez Junco, J., y González, R. (eds.) (1994). El populismo en España y América Latina. Madrid, España: Cartiel.

J. Álvarez Junco R. González 1994El populismo en España y América LatinaMadrid, EspañaCartiel

15

Álvarez Junco, J. ; Beramendi, J. G., y Requejo Coll, F. (eds.) (2003). El nombre de la cosa. Debate sobre el término nación y otros conceptos relacionados. Madrid, España: Centro de Estudios Constitucionales.

J. Álvarez Junco J. G. Beramendi F. Requejo Coll 2003El nombre de la cosa. Debate sobre el término nación y otros conceptos relacionadosMadrid, EspañaCentro de Estudios Constitucionales

16

Álvarez, R., y García A. (2007). Las trampas del poder: Sanidad, eugenesia y migración. Madrid, España: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

R. Álvarez A. García 2007Las trampas del poder: Sanidad, eugenesia y migraciónMadrid, EspañaConsejo Superior de Investigaciones Científicas

17

Álvarez, S. (1998). Conceptual problems and methodological impasses in the study of contemporary social movements in Brazil and the South Cone. En XV International Confference of Latin American Studies Association. Miami, Florida, Estados Unidos: Latin American Studies Association.

S. Álvarez 1998Conceptual problems and methodological impasses in the study of contemporary social movements in Brazil and the South ConeXV International Confference of Latin American Studies AssociationMiami, Florida, Estados UnidosLatin American Studies Association

18

Anderson, B. (1993). Las comunidades imaginadas. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica.

B. Anderson 1993Las comunidades imaginadasDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

19

Annino, A. (ed.) (1993). América Latina. Del Estado colonial al Estado nación. 2 volúmenes. Milán, Italia: Franco Angeli.

A. Annino 1993América Latina. Del Estado colonial al Estado nación2 volúmenesMilán, ItaliaFranco Angeli

20

Annino, A. (coord.) (1995). Historia de las elecciones en Iberoamérica. Buenos Aires, Argentina: Fondo de Cultura Económica.

A. Annino 1995Historia de las elecciones en IberoaméricaBuenos Aires, ArgentinaFondo de Cultura Económica

21

Ansaldi, W. (ed.) (2007). La democracia en América Latina. Buenos Aires, Argentina: Fondo de Cultura Económica.

W. Ansaldi 2007La democracia en América LatinaBuenos Aires, ArgentinaFondo de Cultura Económica

22

Aram, H. (1989). The new historicismo. Londres, Reino Unido: Routledge.

H. Aram 1989The new historicismoLondres, Reino UnidoRoutledge

23

Aranguren, C. (1997). La enseñanza de la historia en la escuela básica. Los programas de historia en Venezuela en la educación básica. Un análisis teórico, didáctico y psicopedagógico. Mérida, Venezuela: Universidad de Los Andes.

C. Aranguren 1997La enseñanza de la historia en la escuela básica. Los programas de historia en Venezuela en la educación básica. Un análisis teórico, didáctico y psicopedagógicoMérida, VenezuelaUniversidad de Los Andes

24

Arata, N., y Sotthwell, M. (eds.) (2014). Ideas en la educación latinoamericana. Un balance historiográfico. Buenos Aires, Argentina: Universidad Pedagógica Nacional.

N. Arata M. Sotthwell 2014Ideas en la educación latinoamericana. Un balance historiográficoBuenos Aires, ArgentinaUniversidad Pedagógica Nacional

25

Ayús, R. (2006). Estudios sociales de la ciencia y tecnología. Merodeando en el campo. En VI Jornadas Latinoamericanas de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología. Buenos Aires, Argentina: Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Recuperado de https://www.oei.es/salactsi/ramfis.htm

R. Ayús 2006Estudios sociales de la ciencia y tecnología. Merodeando en el campoVI Jornadas Latinoamericanas de Estudios Sociales de la Ciencia y la TecnologíaBuenos Aires, ArgentinaOrganización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura https://www.oei.es/salactsi/ramfis.htm

26

Barnet, M. (1995). Cultos afrocubanos. La regla de Ocha, la regla de Palo Monte. La Habana, Cuba: Ediciones Unión.

M. Barnet 1995Cultos afrocubanos. La regla de Ocha, la regla de Palo MonteLa Habana, CubaEdiciones Unión

27

Barrios, G. (1997). Ciudades de película. Caracas, Venezuela: FCN.

G. Barrios 1997Ciudades de películaCaracas, VenezuelaFCN

28

Basch, L.; Glick Schiller, N., y Szanton Blanc, C. (eds.) (1994). Nations unbound. Transnational projects, postcolonial predicaments, and deterritorialized Nation-States. Langhorne, Pennsylvania, Estados Unidos: Gordon and Breach.

L. Basch N. Glick Schiller C. Szanton Blanc 1994Nations unbound. Transnational projects, postcolonial predicaments, and deterritorialized Nation-StatesLanghorne, Pennsylvania, Estados UnidosGordon and Breach

29

Baumann, G. (2004). The multicultural riddle. Rethinking national, ethnic, and religious identities. Nueva York, Estados Unidos: Routledge.

G. Baumann 2004The multicultural riddle. Rethinking national, ethnic, and religious identitiesNueva York, Estados UnidosRoutledge

30

Beltrán, V. (2000). Buscando nuevos roles para los ejércitos de América Latina. Revista SER. Recuperado de https://www.ser2000.org.ar/articulos-revista-ser/revista-4/beltran.htm

V. Beltrán 2000Buscando nuevos roles para los ejércitos de América LatinaRevista SER https://www.ser2000.org.ar/articulos-revista-ser/revista-4/beltran.htm

31

Bengoa, G. (1997). Espace, temps et pouvoir dans le Nouveau Monde. París, Francia: Anthropos.

G. Bengoa 1997Espace, temps et pouvoir dans le Nouveau MondeParís, FranciaAnthropos

32

Bergquist, C. (1986). Labor in Latin America. Comparative essays on Chile, Argentina, Venezuela, and Colombia. Stanford, California, Estados Unidos: Stanford University.

C. Bergquist 1986Labor in Latin America. Comparative essays on Chile, Argentina, Venezuela, and ColombiaStanford, California, Estados UnidosStanford University

33

Bernabéu, S. (2000). El universo americanista: Balance para acabar el siglo. Revista de Indias, 60(219): 242-271. DOI: https://doi.org/10.3989/revindias.2000.i219.

S. Bernabéu 2000El universo americanista: Balance para acabar el sigloRevista de Indias6021924227110.3989/revindias.2000.i219

34

Berryman, P. (1989). Teología de la Liberación. Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores.

P. Berryman 1989Teología de la LiberaciónDistrito Federal, MéxicoSiglo XXI Editores

35

Bertolá, L., y Gerchunoff, P. (eds.) (2011). Institucionalidad y desarrollo en América Latina. Santiago, Chile: Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

L. Bertolá P. Gerchunoff 2011Institucionalidad y desarrollo en América LatinaSantiago, ChileComisión Económica para América Latina y el Caribe

36

Bertolá, L. , y Ocampo, J. A. (2012). The economic development of Latin America since independence. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.

L. Bertolá J. A. Ocampo 2012The economic development of Latin America since independenceOxford, Reino UnidoOxford University Press

37

Bhabha, H. (1994). The location of culture. Londres, Reino Unido: Routledge.

H. Bhabha 1994The location of cultureLondres, Reino UnidoRoutledge

38

Bohoslavsky, E., y González, M. P. (eds.) (2011). Los desafíos de investigar, enseñar y divulgar sobre América Latina. Buenos Aires, Argentina: Universidad Nacional General Sarmiento.

E. Bohoslavsky M. P. González 2011Los desafíos de investigar, enseñar y divulgar sobre América LatinaBuenos Aires, ArgentinaUniversidad Nacional General Sarmiento

39

Bonfil Batalla, G. (1996). México profundo. Una civilización negada. Distrito Federal, México: Grijalbo, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

G. Bonfil Batalla 1996México profundo. Una civilización negadaDistrito Federal, MéxicoGrijalboConsejo Nacional para la Cultura y las Artes

40

Bordieu, P. (1988). La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Madrid, España: Taurus.

P. Bordieu 1988La distinción. Criterios y bases sociales del gustoMadrid, EspañaTaurus

41

Boserup, E. (1965). The conditions of agricultural growth. The economics of agrarian change under population pressure. Chicago, Illinois, Estados Unidos: Aldine.

E. Boserup 1965The conditions of agricultural growth. The economics of agrarian change under population pressureChicago, Illinois, Estados UnidosAldine

42

Bresciano, J. (ed.) (2013). La memoria histórica y sus configuraciones temáticas. Buenos Aires, Argentina: Con Sur.

J. Bresciano 2013La memoria histórica y sus configuraciones temáticasBuenos Aires, ArgentinaCon Sur

43

Brito, L. (1997). El educador neocolonizado. Caracas, Venezuela: Enseñanza Viva.

L. Brito 1997El educador neocolonizadoCaracas, VenezuelaEnseñanza Viva

44

Burbach, R. (1994). Roots of the postmodern rebellion in Chiapas. New Left Review, 1(205): 113-124.

R. Burbach 1994Roots of the postmodern rebellion in ChiapasNew Left Review1205113124

45

Burke, P. (2000). Formas de historia cultural. Madrid, España: Alianza Editorial.

P. Burke 2000Formas de historia culturalMadrid, EspañaAlianza Editorial

46

Cabal, L., y Motta, C. (eds.) (2006). Más allá del derecho. Justicia y género en América Latina. Bogotá, Colombia: Siglo del Hombre.

L. Cabal C. Motta 2006Más allá del derecho. Justicia y género en América LatinaBogotá, ColombiaSiglo del Hombre

47

Caballero, M. (2000). La gestación de Hugo Chávez. Caracas, Venezuela: Paidós.

M. Caballero 2000La gestación de Hugo ChávezCaracas, VenezuelaPaidós

48

Calderón, F. (comp.) (1996). Los movimientos sociales ante la crisis. Buenos Aires, Argentina: Universidad de las Naciones Unidas, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.

F. Calderón 1996Los movimientos sociales ante la crisisBuenos Aires, ArgentinaUniversidad de las Naciones UnidasConsejo Latinoamericano de Ciencias SocialesInstituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México

49

Campo, L. (2004). Candonbles bantu. Montes Claros, Brasil: Montes Claros.

L. Campo 2004Candonbles bantuMontes Claros, BrasilMontes Claros

50

Campos Álvarez, J. R. (ed.) (2009). Migracións e globalización. Orense, España: Universidad de Vigo.

J. R. Campos Álvarez 2009Migracións e globalizaciónOrense, EspañaUniversidad de Vigo

51

Campos Álvarez, J. R. , y Rey, E. (eds.) (2002). III Congreso Internacional de ADHILAC . Santiago de Compostela, España: Universidad de Vigo, Universidad de Santiago de Compostela.

J. R. Campos Álvarez E. Rey 2002III Congreso Internacional de ADHILACSantiago de Compostela, EspañaUniversidad de VigoUniversidad de Santiago de Compostela

52

Carasa, P. (ed.) (1994). Elites. Prosopografía contemporánea. Valladolid, España: Universidad de Valladolid.

P. Carasa 1994Elites. Prosopografía contemporáneaValladolid, EspañaUniversidad de Valladolid

53

Cárdenas, E.; Ocampo, J. A. , y Thorp, R. (eds.) (2000). An economic history of Twentieth-Century Latin America. 3 volúmenes. Basingtoke, Reino Unido: Palgave.

E. Cárdenas J. A. Ocampo R. Thorp 2000An economic history of Twentieth-Century Latin America3Basingtoke, Reino UnidoPalgave

54

Cardoso, F., y Faletto, E. (1969). Dependencia y desarrollo en América Latina. Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores.

F. Cardoso E. Faletto 1969Dependencia y desarrollo en América LatinaDistrito Federal, MéxicoSiglo XXI Editores

55

Carmagnani, M. (2004). El otro occidente. América Latina desde la invasión europea hasta la globalización. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica.

M. Carmagnani 2004El otro occidente. América Latina desde la invasión europea hasta la globalizaciónDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

56

Carreras, J. (ed.) (1989). Once ensayos sobre la historia. Madrid, España: Fundación Juan March.

J. Carreras 1989Once ensayos sobre la historiaMadrid, EspañaFundación Juan March

57

Casanova, J. (2000). ¡O pan, o plomo! Los trabajadores urbanos y el colonialismo español en Cuba. Madrid, España: Siglo XXI Editores.

J. Casanova 2000¡O pan, o plomo! Los trabajadores urbanos y el colonialismo español en CubaMadrid, EspañaSiglo XXI Editores

58

Castro, S., y Mendieta, E. (1998). Manifiesto inaugural. En S. Castro y E. Mendieta (eds.). Teorías sin disciplina (pp. 3-33). Distrito Federal, México: Miguel Ángel Porrúa.

S. Castro E. Mendieta 1998Manifiesto inaugural S. Castro E. Mendieta Teorías sin disciplina333Distrito Federal, MéxicoMiguel Ángel Porrúa

59

Castro, S. , y Mendieta, E. (eds.) (1998). Teorías sin disciplina . Distrito Federal, México: Miguel Ángel Porrúa.

S. Castro E. Mendieta 1998Teorías sin disciplinaDistrito Federal, MéxicoMiguel Ángel Porrúa

60

CEHILIA (Comisión para el Estudio de la Historia de las Iglesias en América Latina y el Caribe (2017). https://www.cehila.org

CEHILIA (Comisión para el Estudio de la Historia de las Iglesias en América Latina y el Caribe2017 https://www.cehila.org

61

CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) (1996). Fortalecer el desarrollo. Interacciones entre macro y microeconomía. Santiago, Chile: Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe 1996Fortalecer el desarrollo. Interacciones entre macro y microeconomíaSantiago, ChileComisión Económica para América Latina y el Caribe

62

CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) (1998). Cincuenta años del pensamiento de la CEPAL. 2 volúmenes. Santiago, Chile : Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe 1998Cincuenta años del pensamiento de la CEPAL2 volúmenesSantiago, ChileComisión Económica para América Latina y el Caribe

63

Cerutti, M. (ed.) (2006). Empresa y grupos empresariales en América Latina, España y Portugal. Monterrey, Nuevo León, México: Universidad Autónoma de Nuevo León.

M. Cerutti 2006Empresa y grupos empresariales en América Latina, España y PortugalMonterrey, Nuevo León, MéxicoUniversidad Autónoma de Nuevo León

64

Cerutti, M. (2007). Los estudios empresariales en América Latina. Boletín de Historia Económica, 2(junio): 3-10. Recuperado de http://www.audhe.org.uy/Boletin_Audhe/Boletin_2/Boletin_02_Cerutti.pdf

M. Cerutti 2007Los estudios empresariales en América LatinaBoletín de Historia Económica2junio310 http://www.audhe.org.uy/Boletin_Audhe/Boletin_2/Boletin_02_Cerutti.pdf

65

Cerutti, M., y Vellinga, M. (eds.) (1989). Burguesías e industria en América Latina y Europa meridional. Madrid, España: Alianza Editorial.

M. Cerutti M. Vellinga 1989Burguesías e industria en América Latina y Europa meridionalMadrid, EspañaAlianza Editorial

66

Chartier, R. (1992). El mundo como representación: Estudios sobre historia cultural. Barcelona, España: Gedisa.

R. Chartier 1992El mundo como representación: Estudios sobre historia culturalBarcelona, EspañaGedisa

67

Chartier, R. (1993). De la historia social de la cultura a la historia cultural de lo social. Historia Social (17): 97-103.

R. Chartier 1993De la historia social de la cultura a la historia cultural de lo socialHistoria Social1797103

68

Chartier, R. (1998). Au bord de la falaise. L’histoire entre certitudes et inquiétude. París, Francia: Albin Michel.

R. Chartier 1998Au bord de la falaise. L’histoire entre certitudes et inquiétudeParís, FranciaAlbin Michel

69

Collier, R., y Coflier, D. (1993). Shaping the political arena. Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos: Princeton University Press.

R. Collier D. Coflier 1993Shaping the political arenaPrinceton, Nueva Jersey, Estados UnidosPrinceton University Press

70

Conniff, M. (ed.) (1999). Populism in Latin America. Tuscaloosa, Alabama, Estados Unidos: Alabama University.

M. Conniff 1999Populism in Latin AmericaTuscaloosa, Alabama, Estados UnidosAlabama University

71

Cortés Conde, R., y Hunt, S. (eds.) (1985). The Latin American economies: Growth and the export sector, 1880-1930. Nueva York, Estados Unidos: Holmes & Meier.

R. Cortés Conde S. Hunt 1985The Latin American economies: Growth and the export sector, 1880-1930Nueva York, Estados UnidosHolmes & Meier

72

Cotler, J., y Grompone, R. (eds.) (2000). El fujimorismo. Ascenso y caída de un régimen autoritario. Lima, Perú: Instituto de Estudios Peruanos.

J. Cotler R. Grompone 2000El fujimorismo. Ascenso y caída de un régimen autoritarioLima, PerúInstituto de Estudios Peruanos

73

Cowie, J. (1999). Capital moves. RCA’s seventy-year quest for cheap labor. Ithaca, Nueva York, Estados Unidos: Cornell Univesity.

J. Cowie 1999Capital moves. RCA’s seventy-year quest for cheap laborIthaca, Nueva York, Estados UnidosCornell Univesity

74

D’Alessandro, M. (1992). La novela urbana en Latinoamérica durante los años 1945 a 1959. Caracas, Venezuela: Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos.

M. D’Alessandro 1992La novela urbana en Latinoamérica durante los años 1945 a 1959Caracas, VenezuelaCentro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos

75

Dahrendorf, R. (1982). Oportunidades vitales: Notas para una teoría social y política. Madrid, España: Espasa.

R. Dahrendorf 1982Oportunidades vitales: Notas para una teoría social y políticaMadrid, EspañaEspasa

76

Dávila, C. (ed.) (1996). Empresa e historia en América Latina. Bogotá, Colombia: Tercer Mundo, Conciencias.

C. Dávila 1996Empresa e historia en América LatinaBogotá, ColombiaTercer MundoConciencias

77

De Certau, M. (2000). La invención de lo cotidiano. Distrito Federal, México: Universidad Iberoamericana.

M. De Certau 2000La invención de lo cotidianoDistrito Federal, MéxicoUniversidad Iberoamericana

78

Deas, M. (1993). Del poder y la gramática y otros ensayos sobre historia, política y literatura colombiana. Bogotá, Colombia: Tercer Mundo.

M. Deas 1993Del poder y la gramática y otros ensayos sobre historia, política y literatura colombianaBogotá, ColombiaTercer Mundo

79

Degregori, C. (2000). La década de la antipolítica. Auge y huida de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Lima, Perú: Instituto de Estudios Peruanos.

C. Degregori 2000La década de la antipolítica. Auge y huida de Alberto Fujimori y Vladimiro MontesinosLima, PerúInstituto de Estudios Peruanos

80

Degregori, C.; Escobal, J., y Marticorena, B. (eds.) (1992). Perú: El problema agrario en debate. Lima, Perú: SEPIA.

C. Degregori J. Escobal B. Marticorena 1992Perú: El problema agrario en debateLima, PerúSEPIA

81

Deluze, G., y Guattari, F. (1987). A thousand plateaus. Minneapolis, Minnesota, Estados Unidos: Minnesota University.

G. Deluze F. Guattari 1987A thousand plateausMinneapolis, Minnesota, Estados UnidosMinnesota University

82

Deniz, J. (2006). Crecimiento, inseguridad económica y nueva ciudadanía con equidad en América Latina. En A. Santamaría (coord.). Las economías contemporáneas de América Latina en perspectiva histórica (pp. 105-118). Madrid, España: Fundación Mapfre Tavera.

J. Deniz 2006Crecimiento, inseguridad económica y nueva ciudadanía con equidad en América Latina A. Santamaría Las economías contemporáneas de América Latina en perspectiva histórica105118Madrid, EspañaFundación Mapfre Tavera

83

Derrida, J. (1997). La deconstrucción en las fronteras de la filosofía. Barcelona, España: Paidós.

J. Derrida 1997La deconstrucción en las fronteras de la filosofíaBarcelona, EspañaPaidós

84

Di Pascule, M. A. (2011). De la historia de las ideas a la nueva historia intelectual. Universium, 26(1): 76-92. DOI: https://doi.org/10.4067/s0718-23762011000100005.

M. A. Di Pascule 2011De la historia de las ideas a la nueva historia intelectualUniversium261769210.4067/s0718-23762011000100005

85

Dietz, G. (1993). Etnicidad y cultura en movimiento. Desafíos teóricos para el estudio de los movimientos étnicos. Nueva Antropología, 17(56): 25-46. Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15905606

G. Dietz 1993Etnicidad y cultura en movimiento. Desafíos teóricos para el estudio de los movimientos étnicosNueva Antropología17562546 http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15905606

86

Dijk, T. van (1980). Texto y contexto. Madrid, España: Ediciones Cátedra.

T. van Dijk 1980Texto y contextoMadrid, EspañaEdiciones Cátedra

87

Dore, E. (1994). La interpretación socio-ecológica de la historia minera de América Latina. Ecología Política (7): 49-68.

E. Dore 1994La interpretación socio-ecológica de la historia minera de América LatinaEcología Política74968

88

Eley, G. (2011). El mundo profano de la historiografía. Historia Social (69): 129-142.

G. Eley 2011El mundo profano de la historiografíaHistoria Social69129142

89

Eliade, M. (1999). Historia de las creencias e ideas religiosas. 4 volúmenes. Barcelona, España: Paidós.

M. Eliade 1999Historia de las creencias e ideas religiosas4 volúmenesBarcelona, EspañaPaidós

90

Elias, N. (1978). The civilization process in Western societies. Nueva York, Estados Unidos: Urizen Books.

N. Elias 1978The civilization process in Western societiesNueva York, Estados UnidosUrizen Books

91

Elton, G. (1967). Political history: Principles and practice. Sydney, Australia: Sydney University.

G. Elton 1967Political history: Principles and practiceSydney, AustraliaSydney University

92

Escobar, A. (1999). Las comunidades negras en Colombia. En defensa de la biodiversidad, territorio y cultura. Biodiversidad, 22(diciembre): 155-172.

A. Escobar 1999Las comunidades negras en Colombia. En defensa de la biodiversidad, territorio y culturaBiodiversidad22diciembre155172

93

Escobar, A. (2000). El lugar de la naturaleza y la naturaleza del lugar. ¿Globalización o posdesarrollo? En E. Lander (comp.). La colonialidad del saber. Eurocentrismo y ciencias sociales (pp. 155-246). Buenos Aires, Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

A. Escobar 2000El lugar de la naturaleza y la naturaleza del lugar. ¿Globalización o posdesarrollo? E. Lander La colonialidad del saber. Eurocentrismo y ciencias sociales155246Buenos Aires, ArgentinaConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

94

Escribá, A.; Bermúdez, A., y Moraes, N. (eds.) (2009). Migración y participación política. Estados, organizaciones y migrantes latinoamericanos en perspectiva local-transnacional. Madrid, España: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

A. Escribá A. Bermúdez N. Moraes 2009Migración y participación política. Estados, organizaciones y migrantes latinoamericanos en perspectiva local-transnacionalMadrid, EspañaConsejo Superior de Investigaciones Científicas

95

Falcón, R. (1987). El revisionismo revisado. Estudios Sociológicos, 5(14): 341-351. Recuperado de https://estudiossociologicos.colmex.mx/index.php/es/article/view/1278/1278

R. Falcón 1987El revisionismo revisadoEstudios Sociológicos514341351 https://estudiossociologicos.colmex.mx/index.php/es/article/view/1278/1278

96

Fernández Armesto, F. (2002). Civilizaciones. La lucha del hombre por la naturaleza. Madrid, España: Taurus.

F. Fernández Armesto 2002Civilizaciones. La lucha del hombre por la naturalezaMadrid, EspañaTaurus

97

Fliert, L. van der (ed.) (1925). Guía para los pueblos indígenas. Distrito Federal, México: Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

L. van der Fliert 1925Guía para los pueblos indígenasDistrito Federal, MéxicoComisión Nacional de los Derechos Humanos

98

Flores, A. (1996). Buscando un inca. Identidad y utopía en el Perú. La Habana, Cuba: Casa de las Américas.

A. Flores 1996Buscando un inca. Identidad y utopía en el PerúLa Habana, CubaCasa de las Américas

99

Flores, B. (2002). Una propuesta de periodización de la historiografía mexicana de la etapa independiente. En J. R. Campos y E. Rey (eds.) (2002). III Congreso Internacional de ADHILAC . Santiago de Compostela, España: Universidad de Vigo, Universidad de Santiago de Compostela.

B. Flores 2002Una propuesta de periodización de la historiografía mexicana de la etapa independiente J. R. Campos E. Rey III Congreso Internacional de ADHILACSantiago de Compostela, EspañaUniversidad de VigoUniversidad de Santiago de Compostela

100

Foucault, M. (1966). L’archéologie du savoir. París, Francia: Gallimard.

M. Foucault 1966L’archéologie du savoirParís, FranciaGallimard

101

Foucault, M. (1976-1984). Histoire de la sexualité. 3 volúmenes. París, Francia: Gallimard.

M. Foucault 1976Histoire de la sexualité3 volúmenesParís, FranciaGallimard

102

Foucault, M. (1990). Estética, ética y hermenéutica. 3 volúmenes. Barcelona, España: Paidós.

M. Foucault 1990Estética, ética y hermenéutica3 volúmenesBarcelona, EspañaPaidós

103

Follari, R. (2002). Teorías débiles. Para una crítica de la deconstrucción y de los estudios culturales. Rosario, Argentina: Homo Sapiens.

R. Follari 2002Teorías débiles. Para una crítica de la deconstrucción y de los estudios culturalesRosario, ArgentinaHomo Sapiens

104

Fontana, J. (1982). Historia, análisis del pasado y proyecto social. Barcelona, España: Crítica.

J. Fontana 1982Historia, análisis del pasado y proyecto socialBarcelona, EspañaCrítica

105

Fredric J., y Zizek, S. (eds.) (1998). Estudios culturales. Buenos Aires, Argentina: Paidós.

J. Fredric S. Zizek 1998Estudios culturalesBuenos Aires, ArgentinaPaidós

106

French, J. (2002). Auge de los estudios del trabajo en Latinoamérica. Historia Social (39): 129-150.

J. French 2002Auge de los estudios del trabajo en LatinoaméricaHistoria Social39129150

107

French, J., y James, D. (2000). The gendered worlds of Latin American women workers. Durham, Carolina del Norte: Duke University.

J. French D. James 2000The gendered worlds of Latin American women workersDurham, Carolina del NorteDuke University

108

From, E. (2000). El miedo a la libertad. Buenos Aires, Argentina: Paidós.

E. From 2000El miedo a la libertadBuenos Aires, ArgentinaPaidós

109

Fuente, A. de la (2001). A nation for all. Chapel Hill, Carolina del Norte, Estados Unidos: North Carolina University.

A. de la Fuente 2001A nation for allChapel Hill, Carolina del Norte, Estados UnidosNorth Carolina University

110

Funes, R. (2005). De bosque a sabana: Azúcar, deforestación y medio ambiente en Cuba. Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores.

R. Funes 2005De bosque a sabana: Azúcar, deforestación y medio ambiente en CubaDistrito Federal, MéxicoSiglo XXI Editores

111

Fusi, J. P. (2003). La patria lejana. El nacionalismo en el siglo XX. Madrid, España: Taurus.

J. P. Fusi 2003La patria lejana. El nacionalismo en el siglo XXMadrid, EspañaTaurus

112

Gabaldón, A. (1996). Dialéctica del desarrollo sustentable. Caracas, Venezuela: Fundación Polar.

A. Gabaldón 1996Dialéctica del desarrollo sustentableCaracas, VenezuelaFundación Polar

113

García Aguirre, F. (2007). Espacialidad en lugar de espacio. Xalapa, Veracruz, México: Universidad Veracruzana.

F. García Aguirre 2007Espacialidad en lugar de espacioXalapa, Veracruz, MéxicoUniversidad Veracruzana

114

García Canclini, N. (1989). Culturas híbridas. Distrito Federal, México: Grijalbo.

N. García Canclini 1989Culturas híbridasDistrito Federal, MéxicoGrijalbo

115

García Sebastiani, M. (2006). Los antiperonistas en la Argentina peronista. Buenos Aires, Argentina: Prometo.

M. García Sebastiani 2006Los antiperonistas en la Argentina peronistaBuenos Aires, ArgentinaPrometo

116

García Sebastiani, M. (ed.) (2006). Fascismo y antifascismo. Peronismo y antiperonismo. Conflictos políticos e ideológicos en la Argentina (1930-1955). Madrid, España: Iberoamericana.

M. García Sebastiani 2006Fascismo y antifascismo. Peronismo y antiperonismo. Conflictos políticos e ideológicos en la Argentina (1930-1955)Madrid, EspañaIberoamericana

117

García Sebastiani, M. (dir.) (2011). Patriotas entre naciones. Elites emigrantes españolas en Argentina. Madrid, España: Editorial Complutense.

M. García Sebastiani 2011Patriotas entre naciones. Elites emigrantes españolas en ArgentinaMadrid, EspañaEditorial Complutense

118

García Sebastiani, M. (2012). Historia y ciencias sociales. Reflexiones sobre la historia de América Latina y la historia del mundo contemporáneo. Anuario Americanista Europeo (10): 21-38. Recuperado de http://www.red-redial.net/revista/anuario-americanista-europeo/article/viewFile/182/209

M. García Sebastiani 2012Historia y ciencias sociales. Reflexiones sobre la historia de América Latina y la historia del mundo contemporáneoAnuario Americanista Europeo102138 http://www.red-redial.net/revista/anuario-americanista-europeo/article/viewFile/182/209

119

García Sebastiani, M., y Del Rey, F. (eds.) (2008). Los desafíos de la libertad. Transformación y crisis del liberalismo en Europa y América Latina. Madrid, España: Biblioteca Nueva.

M. García Sebastiani F. Del Rey 2008Los desafíos de la libertad. Transformación y crisis del liberalismo en Europa y América LatinaMadrid, EspañaBiblioteca Nueva

120

García Sebastiani, M. , y Marcilahacy, D. (2017). Celebrating the Nation: 12 October, from Day of Race to Spanish National Day. Journal of Contemporary History, 52(3): 731-763.

M. García Sebastiani D. Marcilahacy 2017Celebrating the Nation: 12 October, from Day of Race to Spanish National DayJournal of Contemporary History523731763

121

García, N. (2000). Iconos y símbolos indígenas en la invención de la identidad nacional. Maracaibo, Venezuela: UNZ.

N. García 2000Iconos y símbolos indígenas en la invención de la identidad nacionalMaracaibo, VenezuelaUNZ

122

Germani, G. (1955). Estructura social de la Argentina. Análisis estadísitico. Buenos Aires, Argentina: Editorial Raigal.

G. Germani 1955Estructura social de la Argentina. Análisis estadísiticoBuenos Aires, ArgentinaEditorial Raigal

123

Ghon, M. G. (2000). Teoría dos movimentos sociais. Paradigmas clásicos e contemporâneos. São Paulo, Brasil: Edições Loyola.

M. G. Ghon 2000Teoría dos movimentos sociais. Paradigmas clásicos e contemporâneosSão Paulo, BrasilEdições Loyola

124

Giblo, N. (2001). La dimensión ambiental del desarrollo en América Latina. Santiago, Chile : Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

N. Giblo 2001La dimensión ambiental del desarrollo en América LatinaSantiago, ChileComisión Económica para América Latina y el Caribe

125

Giddens, A. (1993). Consecuencias de la modernidad. Madrid, España: Alianza Editorial.

A. Giddens 1993Consecuencias de la modernidadMadrid, EspañaAlianza Editorial

126

Ginzburg, C. (1976). Il formaggio e i vermi. Il cosmo di un mugnaio del ‘500. Turín, Italia: Einaudi.

C. Ginzburg 1976Il formaggio e i vermi. Il cosmo di un mugnaio del ‘500Turín, ItaliaEinaudi

127

Gonzalbo, P. (ed.) (1997). Género, familia y mentalidades en América Latina. San Juan, Puerto Rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico.

P. Gonzalbo 1997Género, familia y mentalidades en América LatinaSan Juan, Puerto RicoEditorial de la Universidad de Puerto Rico

128

González Casanova, P., y Roitman, M. (eds.) (1996). Democracia y estado multiétnico en América Latina. Distrito Federal, México: La Jornada.

P. González Casanova M. Roitman 1996Democracia y estado multiétnico en América LatinaDistrito Federal, MéxicoLa Jornada

129

González, L. (ed.) (1973). Invitación a la microhistoria. Distrito Federal, México: Secretaría de Educación Pública (SepSetentas, 72).

L. González 1973Invitación a la microhistoriaDistrito Federal, MéxicoSecretaría de Educación PúblicaSepSetentas, 72

130

Gramsci, A. (1998). Notas sobre Maquiavelo, sobre política y el Estado moderno. Distrito Federal, México: Juan Pablos Editor.

A. Gramsci 1998Notas sobre Maquiavelo, sobre política y el Estado modernoDistrito Federal, MéxicoJuan Pablos Editor

131

Grassi, E. (2003). Problemas y políticas sociales en la sociedad neoliberal. Buenos Aires, Argentina: Espacio Editorial.

E. Grassi 2003Problemas y políticas sociales en la sociedad neoliberalBuenos Aires, ArgentinaEspacio Editorial

132

Grompone, R. (2000). Al día siguiente: El fujimorismo como proyecto inconcluso de transformación política y social. En J. Cotler y R. Grompone (eds.). El fujimorismo: Ascenso y caída de un régimen autoritario (pp. 166-174). Lima, Perú: Instituto de Estudios Peruanos.

R. Grompone 2000Al día siguiente: El fujimorismo como proyecto inconcluso de transformación política y social J. Cotler R. Grompone El fujimorismo: Ascenso y caída de un régimen autoritario166174Lima, PerúInstituto de Estudios Peruanos

133

Grüner, E. (2002). El fin de las pequeñas historias. Buenos Aires, Argentina: Paidós.

E. Grüner 2002El fin de las pequeñas historiasBuenos Aires, ArgentinaPaidós

134

Guardia, S. B. (ed.) (2013). Historia de las mujeres en América Latina. Murcia, España: Centro de Estudios la Mujer en la Historia de América Latina.

S. B. Guardia 2013Historia de las mujeres en América LatinaMurcia, EspañaCentro de Estudios la Mujer en la Historia de América Latina

135

Gudynas, E. (1999). Concepciones de la naturaleza y desarrollo en América Latina. Persona y Sociedad, 13(1): 101-125.

E. Gudynas 1999Concepciones de la naturaleza y desarrollo en América LatinaPersona y Sociedad131101125

136

Guerra, F. X. (1992). Modernidad e independencia. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica.

F. X. Guerra 1992Modernidad e independencia. Ensayos sobre las revoluciones hispánicasDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

137

Gutiérrez, R. (1984). Arquitectura y urbanismo en Iberoamérica. Madrid, España: Ediciones Cátedra.

R. Gutiérrez 1984Arquitectura y urbanismo en IberoaméricaMadrid, EspañaEdiciones Cátedra

138

Habermas, J. (1986). Problemas de legitimación en el capitalismo tardío. Buenos Aires, Argentina: Amorrortu Editores.

J. Habermas 1986Problemas de legitimación en el capitalismo tardíoBuenos Aires, ArgentinaAmorrortu Editores

139

Halpering, T. (1970). El revisionismo histórico argentino. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI Editores.

T. Halpering 1970El revisionismo histórico argentinoBuenos Aires, ArgentinaSiglo XXI Editores

140

Hardoy, J., y Morse, R. (eds.) (1988). Repensando la ciudad de América Latina. Buenos Aires, Argentina: Grupo Editor Latinoamericano.

J. Hardoy R. Morse 1988Repensando la ciudad de América LatinaBuenos Aires, ArgentinaGrupo Editor Latinoamericano

141

Hardoy, J. , y Schaedel, R. (eds.) (1977). Asentamientos urbanos y organización socio-productiva en la historia de América Latina. Buenos Aires, Argentina: SIAP.

J. Hardoy R. Schaedel 1977Asentamientos urbanos y organización socio-productiva en la historia de América LatinaBuenos Aires, ArgentinaSIAP

142

Hardoy, J. ; Morse, R. , y Scaedel, R. (eds.) (1978). Ensayos histórico-sociales sobre la urbanización en América Latina. Buenos Aires, Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, SIAP.

J. Hardoy R. Morse R. Scaedel 1978Ensayos histórico-sociales sobre la urbanización en América LatinaBuenos Aires, ArgentinaConsejo Latinoamericano de Ciencias SocialesSIAP

143

Himmelfarb, G. (1987). The new History and the 0ld. Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos: Harvard University Press.

G. Himmelfarb 1987The new History and the 0ldCambridge, Massachusetts, Estados UnidosHarvard University Press

144

Hirschman, A. (1971). A bias for hope: Essays on development and Latin America. New Haven, Connecticut, Estados Unidos: Yale University Press.

A. Hirschman 1971A bias for hope: Essays on development and Latin AmericaNew Haven, Connecticut, Estados UnidosYale University Press

145

Historia Social (2011). Dossier: De la historia cultural a la historia social. Historia Social , 69(1).

Historia Social2011Dossier: De la historia cultural a la historia social691

146

Hobsbawm, E. (2003). Historia del siglo XX. Barcelona, España: Crítica.

E. Hobsbawm 2003Historia del siglo XXBarcelona, EspañaCrítica

147

Hopenhayn, M. (2001). Viejas y nuevas formas de ciudadanía. Revista de la CEPAL, 73(abril): 117-128. Recuperado de https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37886/1/RVE73_es.pdf

M. Hopenhayn 2001Viejas y nuevas formas de ciudadaníaRevista de la CEPAL73abril117128 https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37886/1/RVE73_es.pdf

148

Horton, L. (1998). Peasants in arms. War and peace in the mountains of Nicaragua. Athens, Ohio, Estados Unidos: Ohio University Center for International Studies.

L. Horton 1998Peasants in arms. War and peace in the mountains of NicaraguaAthens, Ohio, Estados UnidosOhio University Center for International Studies

149

Huber, E., y Safford, F. (eds.) (1995). Agrarian structure and political power. Landlord and Peasant in the Making of Latin America. Pittsburgh, Pennsylvania, Estados Unidos: Pittsburgh University Press.

E. Huber F. Safford 1995Agrarian structure and political power. Landlord and Peasant in the Making of Latin AmericaPittsburgh, Pennsylvania, Estados UnidosPittsburgh University Press

150

Hunt, L. (ed.) (1989). The New Cultural History. Berkeley, California, Estados Unidos: University of California Press.

L. Hunt 1989The New Cultural HistoryBerkeley, California, Estados UnidosUniversity of California Press

151

Illanes, M. A. (1991). Ausente señorita. El niño chileno, la escuela para pobres y el auxilio 1890/1990. Santiago, Chile : Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas.

M. A. Illanes 1991Ausente señorita. El niño chileno, la escuela para pobres y el auxilio 1890/1990Santiago, ChileJunta Nacional de Auxilio Escolar y Becas

152

Irigoyen, M. (comp.) (1984). Hermenéutica, analogía y discurso. Distrito Federal, México: Universidad Nacional Autónoma de México.

M. Irigoyen 1984Hermenéutica, analogía y discursoDistrito Federal, MéxicoUniversidad Nacional Autónoma de México

153

Irurozqui, M. (1999). La conquista de la ciudadanía: Artesanos y clientelismo político en Bolivia, 1880-1925. Tiempos de América (3-4): 99-117. Recuperado de https://www.raco.cat/index.php/TiemposAmerica/article/download/105048/155335

M. Irurozqui 1999La conquista de la ciudadanía: Artesanos y clientelismo político en Bolivia, 1880-1925Tiempos de América399117 https://www.raco.cat/index.php/TiemposAmerica/article/download/105048/155335

154

Iturralde, M., y Suárez, F. M. (2012). Los usos del pasado en la política. Entrevista a José Rilla. PolHis, año 5(10): 270-280. Recuperado de http://archivo.polhis.com.ar/datos/PolHis%2010.pdf

M. Iturralde F. M. Suárez 2012Los usos del pasado en la política. Entrevista a José RillaPolHis10270280 http://archivo.polhis.com.ar/datos/PolHis%2010.pdf

155

Jameson, F. (1989). Documentos de cultura, documentos de barbarie. La narrativa como acto socialmente simbólico. Trad. T. Segovia. Madrid, España: Visor. Recuperado de http://sergiomansilla.com/revista/aula/lecturas/imagen/jameson__fredric__documentos_de_cultura-documentos_de_barbarie_copia.pdf

F. Jameson 1989Documentos de cultura, documentos de barbarie. La narrativa como acto socialmente simbólico T. Segovia Madrid, EspañaVisor http://sergiomansilla.com/revista/aula/lecturas/imagen/jameson__fredric__documentos_de_cultura-documentos_de_barbarie_copia.pdf

156

Joseph, G., y Nuggents, D. (eds.) (1994). Everyday forms of State resistance. Revolution and negotiation of rule in modern Mexico. Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos: Duke University.

G. Joseph D. Nuggents 1994Everyday forms of State resistance. Revolution and negotiation of rule in modern MexicoDurham, Carolina del Norte, Estados UnidosDuke University

157

Joyce, E., y Malamud, C. (eds.) (1999). Latin America and the multinational drug trade. Londres, Reino Unido: McMillan.

E. Joyce C. Malamud 1999Latin America and the multinational drug tradeLondres, Reino UnidoMcMillan

158

Keynes, J. M. (1936). The general theory of employment, interest, and money. Londres, Reino Unido: McMillan .

J. M. Keynes 1936The general theory of employment, interest, and moneyLondres, Reino UnidoMcMillan

159

Kinsbruner, J. (1996). Not of pure blood. The free people of color and racial prejudice in Nineteenth-Century. Puerto Rico. Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos: Duke University Press.

J. Kinsbruner 1996Not of pure blood. The free people of color and racial prejudice in Nineteenth-Century. Puerto RicoDurham, Carolina del Norte, Estados UnidosDuke University Press

160

Kliksberg, B., y Tomassini, L. (comps.) (2000). Capital social y cultura: Claves estratégicas para el desarrollo. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

B. Kliksberg L. Tomassini 2000Capital social y cultura: Claves estratégicas para el desarrolloDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

161

Knight, A. (2002). Subalterns, signifiers, and statistics: Perspectives on mexican historiography. Latin American Research Review, 37(2): 111-137.

A. Knight 2002Subalterns, signifiers, and statistics: Perspectives on mexican historiographyLatin American Research Review372111137

162

König, H. J.; Platt, T., y Lewis, C. (coords.) (2000). Estado-nación, comunidad indígena, industria. Tres debates al final del milenio. Ámsterdam, Países Bajos: Asociación de Historiadores Latinoamericanistas Europeos.

H. J. König T. Platt C. Lewis 2000Estado-nación, comunidad indígena, industria. Tres debates al final del milenioÁmsterdam, Países BajosAsociación de Historiadores Latinoamericanistas Europeos

163

Kornblith, M. (1998). Venezuela en los 90. La crisis de la democracia. Caracas, Venezuela: Universidad Central de Venezuela, Instituto de Estudios Superiores de Administración.

M. Kornblith 1998Venezuela en los 90. La crisis de la democraciaCaracas, VenezuelaUniversidad Central de Venezuela, Instituto de Estudios Superiores de Administración

164

Krauze, E. (1994). Siglo de caudillos. Barcelona, España: Tusquets Editores.

E. Krauze 1994Siglo de caudillosBarcelona, EspañaTusquets Editores

165

Lacan, J. (1990). El reverso del psicoanálisis. Distrito Federal, México: Paidós.

J. Lacan 1990El reverso del psicoanálisisDistrito Federal, MéxicoPaidós

166

Lafuente, A., y Ortega, M. L. (eds.) (1993). Mundialización de la ciencia y cultura nacional. Actas del Congreso Internacional Ciencia, Descubrimiento y Mundo Colonial. Madrid, España: Doce Calles.

A. Lafuente M. L. Ortega 1993Mundialización de la ciencia y cultura nacional. Actas del Congreso Internacional Ciencia, Descubrimiento y Mundo ColonialMadrid, EspañaDoce Calles

167

Lander, E. (comp.) (2000). La colonialidad del saber. Eurocentrismo y ciencias sociales : Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires, Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales .

E. Lander 2000La colonialidad del saber. Eurocentrismo y ciencias sociales : Perspectivas latinoamericanasBuenos Aires, ArgentinaConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

168

Lavrín, A. (ed.) (1985). Las mujeres latinoamericanas. Perspectivas históricas. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica

A. Lavrín 1985Las mujeres latinoamericanas. Perspectivas históricasDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

169

Le Goff, J.; Chartier, R., y Revel, J. (eds.) (1978). La nouvelle histoire. París, Francia: Retz.

J. Le Goff R. Chartier J. Revel 1978La nouvelle histoireParís, FranciaRetz

170

Lillo, M., y Santamaría, A. (2009). La Unión Europea y Colombia. Historia y desafío. Anuario de Estudios Americanos, 66(1): 289-319. DOI: https://doi.org/10.3989/aeamer.2009.v66.i1.311.

M. Lillo A. Santamaría 2009La Unión Europea y Colombia. Historia y desafíoAnuario de Estudios Americanos66128931910.3989/aeamer.2009.v66.i1.311

171

Linz, J. (1996). La quiebra de las democracias. Madrid, España: Alianza Editorial.

J. Linz 1996La quiebra de las democraciasMadrid, EspañaAlianza Editorial

172

Linz, J. (2000). Totalitarian and authoritarian regimes. Boulder, Colorado, Estados Unidos: Lynne Rienner Publishers.

J. Linz 2000Totalitarian and authoritarian regimesBoulder, Colorado, Estados UnidosLynne Rienner Publishers

173

Linz, J., y Stepan, A. (eds.) (1996). Problems of democratic transition and consolidation. Southern Europe, South America, and Post-Communist Europe. Baltimore, Maryland, Estados Unidos: John Hopkins University Press.

J. Linz A. Stepan 1996Problems of democratic transition and consolidation. Southern Europe, South America, and Post-Communist EuropeBaltimore, Maryland, Estados UnidosJohn Hopkins University Press

174

Lomnitz, L. (1975). Cómo sobreviven los marginados. Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores.

L. Lomnitz 1975Cómo sobreviven los marginadosDistrito Federal, MéxicoSiglo XXI Editores

175

Lyotard, J. F. (1979). La condition postmoderne: Rapport sur le savoir. París, Francia: Éditions de Minuit.

J. F. Lyotard 1979La condition postmoderne: Rapport sur le savoirParís, FranciaÉditions de Minuit

176

Malamud, C. (1992). América Latina, siglo XX: La búsqueda de la democracia. Madrid, España: Editorial Síntesis.

C. Malamud 1992América Latina, siglo XX: La búsqueda de la democraciaMadrid, EspañaEditorial Síntesis

177

Malamud, C. (2002). El Estado en crisis. Madrid, España: Editorial Síntesis .

C. Malamud 2002El Estado en crisisMadrid, EspañaEditorial Síntesis

178

Mallon, F. (1995). Peasant and nation. The making of postcolonial Mexico and Peru. Berkely, California: University of California Press.

F. Mallon 1995Peasant and nation. The making of postcolonial Mexico and PeruBerkely, CaliforniaUniversity of California Press

179

Mann, M. (1974). Consciousness and action among the Western working class. Londres, Reino Unido: McMmillan.

M. Mann 1974Consciousness and action among the Western working classLondres, Reino UnidoMcMmillan

180

Martí, J. (1891). Nuestra América. Revista Ilustrada de Nueva York, 10(1): 76-93. Recuperado de http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/osal/osal27/14Marti.pdf

J. Martí 1891Nuestra AméricaRevista Ilustrada de Nueva York1017693 http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/osal/osal27/14Marti.pdf

181

Martínez, E., y Flores, J. (eds.) (1997). La popularización de la ciencia y la tecnología: Reflexiones básicas. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

E. Martínez J. Flores 1997La popularización de la ciencia y la tecnología: Reflexiones básicasDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

182

Mato, D. (ed.) (1994). Teoría y política de la construcción de identidades y diferencias en América Latina y el Caribe. Caracas, Venezuela: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, ALS, Universidad Central de Venezuela.

D. Mato 1994Teoría y política de la construcción de identidades y diferencias en América Latina y el CaribeCaracas, VenezuelaOrganización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la CulturaALSUniversidad Central de Venezuela

183

Matos, J. (1986). Desborde popular y crisis del Estado. El nuevo rostro del Perú en la década de 1980. Lima, Perú: Instituto de Estudios Peruanos .

J. Matos 1986Desborde popular y crisis del Estado. El nuevo rostro del Perú en la década de 1980Lima, PerúInstituto de Estudios Peruanos

184

Maza, D. (1992). Hispanoamérica-Angloamérica. Causas y factores de su diferente evolución. Madrid, España: Fundación Mapfre.

D. Maza 1992Hispanoamérica-Angloamérica. Causas y factores de su diferente evoluciónMadrid, EspañaFundación Mapfre

185

McDonald, T. (ed.) (1996). Historic turn in the Human Sciences. Ann Arbor, Michigan, Estados Unidos: Michigan University Press.

T. McDonald 1996Historic turn in the Human SciencesAnn Arbor, Michigan, Estados UnidosMichigan University Press

186

Mead, M. (1935). Sex and temperament in three primitive societies. Nueva York, Estados Unidos: Morrow.

M. Mead 1935Sex and temperament in three primitive societiesNueva York, Estados UnidosMorrow

187

Melucci, A. (1999). Acción colectiva, vida cotidiana y democracia. Distrito Federal, México: El Colegio de México.

A. Melucci 1999Acción colectiva, vida cotidiana y democraciaDistrito Federal, MéxicoEl Colegio de México

188

Mesa-Lago, C. (2000). Buscando un modelo económico en América Latina. Caracas, Venezuela: Nueva Sociedad.

C. Mesa-Lago 2000Buscando un modelo económico en América LatinaCaracas, VenezuelaNueva Sociedad

189

Mignolo, W. (2000). La colonialidad a lo largo y ancho: El hemisferio occidental en el horizonte colonial de la modernidad. En E. Lander (comp.). La colonialidad del saber: Eurocentrismo y ciencias sociales (pp. 55-85). Buenos Aires, Argentina: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales .

W. Mignolo 2000La colonialidad a lo largo y ancho: El hemisferio occidental en el horizonte colonial de la modernidad E. Lander La colonialidad del saber: Eurocentrismo y ciencias sociales5585Buenos Aires, ArgentinaConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

190

Mintz, S. W. (1956). Cañamelar: The subculture of a rural sugar plantation proletariat. En J. H. Stewart (ed.). The people of Puerto Rico. A Study in Social Anthropology (pp. 314-417). Champaign, Illinois, Estados Unidos: University of Illinois Press.

S. W. Mintz 1956Cañamelar: The subculture of a rural sugar plantation proletariat J. H. Stewart The people of Puerto Rico. A Study in Social Anthropology314417Champaign, Illinois, Estados UnidosUniversity of Illinois Press

191

Mires, F. (1995). El orden del caos. Historia del fin del comunismo. Caracas, Venezuela: Nueva Sociedad .

F. Mires 1995El orden del caos. Historia del fin del comunismoCaracas, VenezuelaNueva Sociedad

192

Monzón, J., y Jerónimo, S. (eds.) (2002). Reflexiones en torno a la historiografía contemporánea. Distrito Federal, México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco.

J. Monzón S. Jerónimo 2002Reflexiones en torno a la historiografía contemporáneaDistrito Federal, MéxicoUniversidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco

193

Morales, J. (1996). La política de desarrollo hacia el futuro. Una propuesta de estrategias para sociedades en transición. San Salvador, El Salvador: Proyectos de Desarrollo Regional.

J. Morales 1996La política de desarrollo hacia el futuro. Una propuesta de estrategias para sociedades en transiciónSan Salvador, El SalvadorProyectos de Desarrollo Regional

194

Moraña, M. (1998). El boom del subalterno. En S. Castro Gómez y E. Mendieta (coords.). Teorías sin disciplina . Latinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate (pp. 212-237). Distrito Federal, México: Porrúa.

M. Moraña 1998El boom del subalterno S. Castro Gómez E. Mendieta Teorías sin disciplina . Latinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate212237Distrito Federal, MéxicoPorrúa

195

Morse, M. (1997). El desarrollo de los sistemas urbanos en las Américas en el siglo XIX. En J. E. Hardoy y R. P. Schaedel (eds.). Las ciudades de América Latina y sus áreas de influencia a través de la historia (pp. 263-290). Buenos Aires, Argentina: Sociedad Interamericana de Planificación.

M. Morse 1997El desarrollo de los sistemas urbanos en las Américas en el siglo XIX J. E. Hardoy R. P. Schaedel Las ciudades de América Latina y sus áreas de influencia a través de la historia263290Buenos Aires, ArgentinaSociedad Interamericana de Planificación

196

Mouffe, C. (1996). Por una política de la identidad nómada. Debate Feminista, 7(14): 110-132. Recuperado de http://www.debatefeminista.pueg.unam.mx/wp-content/uploads/2016/03/articulos/014_01.pdf

C. Mouffe 1996Por una política de la identidad nómadaDebate Feminista714110132 http://www.debatefeminista.pueg.unam.mx/wp-content/uploads/2016/03/articulos/014_01.pdf

197

Naranjo, C., y García, A. (1996). Medicina y racismo en Cuba. La ciencia ante la inmigración canaria en el siglo XX. La Laguna, Tenerife: Centro de Cultura Popular Canaria, Taller de Historia.

C. Naranjo A. García 1996Medicina y racismo en Cuba. La ciencia ante la inmigración canaria en el siglo XXLa Laguna, TenerifeCentro de Cultura Popular Canaria, Taller de Historia

198

Needell, J. (1987). A tropical belle epoque. Elite culture and society in turn-of-the-century Rio de Janeiro. Nueva York, Estados Unidos: Cambridge University Press.

J. Needell 1987A tropical belle epoque. Elite culture and society in turn-of-the-century Rio de JaneiroNueva York, Estados UnidosCambridge University Press

199

Nora, P. (ed.) (1984-1993). Les lieux de mémoire. 7 volúmenes. París, Francia: Gallimard.

P. Nora 1984Les lieux de mémoire7 volúmenesParís, FranciaGallimard

200

North, D. (1981). Structure and change in Economic History. Nueva York, Estados Unidos: Norton.

D. North 1981Structure and change in Economic HistoryNueva York, Estados UnidosNorton

201

O’Gorman, O. (1958). La invención de América. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

O. O’Gorman 1958La invención de AméricaDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

202

O’Phelan, S. (ed.) (2003). La muerte en la historia de Perú. Lima, Perú: Instituto Riva Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú, Instituto Francés de Estudios Andinos.

S. O’Phelan 2003La muerte en la historia de PerúLima, PerúInstituto Riva AgüeroPontificia Universidad Católica del PerúInstituto Francés de Estudios Andinos

203

Offe, C. (1985). Disorganized capitalism: Contemporary transformations of work and politics. Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos: MIT Press.

C. Offe 1985Disorganized capitalism: Contemporary transformations of work and politicsCambridge, Massachusetts, Estados UnidosMIT Press

204

Olábarri, I., y Caspistegui, F. (eds.) (1996). La “nueva” historia cultural. La influencia del postestructuralismo y el auge de la interdisciplinariedad. Madrid, España: Universidad Complutense.

I. Olábarri F. Caspistegui 1996La “nueva” historia cultural. La influencia del postestructuralismo y el auge de la interdisciplinariedadMadrid, EspañaUniversidad Complutense

205

Opartný, J. (ed.) (1995). Cuba. Algunos problemas de su historia. Praga, República Checa: Universidad Carolina.

J. Opartný 1995Cuba. Algunos problemas de su historiaPraga, República ChecaUniversidad Carolina

206

Ortega, E. (2012). Historia social, cultura y civilización. Una perspectiva. Baetica. Estudios de Arte, Geografía e Historia (34): 505-527.

E. Ortega 2012Historia social, cultura y civilización. Una perspectivaBaetica. Estudios de Arte, Geografía e Historia34505527

207

Pagano, N., y Rodríguez, M. (2002). Una introducción a la historiografía argentina reciente. En J. R. Campos Álvarez y E. Rey (eds.). III Congreso Internacional de ADHILAC . Santiago de Compostela, España: Universidad de Vigo, Universidad de Santiago de Compostela.

N. Pagano M. Rodríguez 2002Una introducción a la historiografía argentina reciente J. R. Campos Álvarez E. Rey III Congreso Internacional de ADHILACSantiago de Compostela, EspañaUniversidad de VigoUniversidad de Santiago de Compostela

208

Palazón, M. R. (1984). ¿La historia es literatura? La polémica de White y Ricoeru. En M. P. Irigoyen Troconis (coord.). Hermenéutica, analogía y discurso (pp. 41-64). Distrito Federal, México: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Filológicas.

M. R. Palazón 1984¿La historia es literatura? La polémica de White y Ricoeru M. P. Irigoyen Troconis Hermenéutica, analogía y discurso4164Distrito Federal, MéxicoUniversidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Filológicas

209

Parelli, C. (ed.) (1995). Partidos y clase política en la América Latina de los 90. San José, Costa Rica: Instituto Interamericano de Derechos Humanos.

C. Parelli 1995Partidos y clase política en la América Latina de los 90San José, Costa RicaInstituto Interamericano de Derechos Humanos

210

Parra, M. (1995). Marcos conceptuales de la psicología comunitaria en América Latina y el Caribe. Córdoba, Argentina: Universidad Nacional de Córdoba.

M. Parra 1995Marcos conceptuales de la psicología comunitaria en América Latina y el CaribeCórdoba, ArgentinaUniversidad Nacional de Córdoba

211

Paz, O. (1992). El laberinto de la soledad. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

O. Paz 1992El laberinto de la soledadDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

212

Pearce, J. (1986). Promised land. Peasant rebellion in Chalatenango, El Salvador. Londres, Reino Unido: Latin American Bureau.

J. Pearce 1986Promised land. Peasant rebellion in Chalatenango, El SalvadorLondres, Reino UnidoLatin American Bureau

213

Pérez Herrero, P. (comp.) (1991). Región e historia en México (1700-1850). Métodos de análisis regional. México: Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora, Universidad Autónoma Metropolitana.

P. Pérez Herrero 1991Región e historia en México (1700-1850). Métodos de análisis regionalMéxicoInstituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora, Universidad Autónoma Metropolitana

214

Pérez Herrero, P. (2007). Auge y caída de la autarquía. Madrid, España: Editorial Síntesis .

P. Pérez Herrero 2007Auge y caída de la autarquíaMadrid, EspañaEditorial Síntesis

215

Pérez Murillo, M. D., y Fuentes Bajo, M. D. (2002). La memoria filmada. América Latina a través de su cine. Madrid: IEPALA Editorial.

M. D. Pérez Murillo M. D. Fuentes Bajo 2002La memoria filmada. América Latina a través de su cineMadridIEPALA Editorial

216

Plati, E. (2002). El giro lingüístico y la dinámica de la reflexividad crítica. En J. Monzón y S. Jerónimo (eds.). Reflexiones en torno a la historiografía contemporánea (pp. 49-68). Distrito Federal, México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco .

E. Plati 2002El giro lingüístico y la dinámica de la reflexividad crítica J. Monzón S. Jerónimo Reflexiones en torno a la historiografía contemporánea4968Distrito Federal, MéxicoUniversidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco

217

Poulart, E. (1969). Le groupe de sociologie des religions. París, Francia: L’Harmattan.

E. Poulart 1969Le groupe de sociologie des religionsParís, FranciaL’Harmattan

218

Prebisch, R. (1950). The economic development of Latin America and its principal problems. Nueva York, Estados Unidos: United Nations, Department of Social and Economic Affairs, Economic Commission for Latin America.

R. Prebisch 1950The economic development of Latin America and its principal problemsNueva York, Estados UnidosUnited Nations, Department of Social and Economic AffairsEconomic Commission for Latin America

219

Puig-Samper, M. A. (1995). La historia de la ciencia en Cuba. Algunas reflexiones críticas. En J. Opartný (ed.). Cuba. Algunos problemas de su historia (pp. 123-144). Praga, República Checa: Universidad Carolina .

M. A. Puig-Samper 1995La historia de la ciencia en Cuba. Algunas reflexiones críticas J. Opartný Cuba. Algunos problemas de su historia123144Praga, República ChecaUniversidad Carolina

220

Quesada, F. (2001). En el barrio Amón. Arquitectura, familia y sociabilidad del primer residencial de la élite urbana de San José, 1900-1935. San José, Costa Rica: Universidad de Costa Rica, Comisión Nacional de Conmemoraciones Históricas.

F. Quesada 2001En el barrio Amón. Arquitectura, familia y sociabilidad del primer residencial de la élite urbana de San José, 1900-1935San José, Costa RicaUniversidad de Costa RicaComisión Nacional de Conmemoraciones Históricas

221

Ramón, G. (1999). La muralla y los callejones. Intervención urbana y proyecto político en Lima durante la segunda mitad del siglo XIX. Lima, Perú: Sidea, Promperú.

G. Ramón 1999La muralla y los callejones. Intervención urbana y proyecto político en Lima durante la segunda mitad del siglo XIXLima, PerúSideaPromperú

222

Ramos, A. (1997). Las formas modernas de la política. Estudio sobre la democratización de América Latina. Caracas, Venezuela: Centro de Investigaciones de Política Comparada, Universidad de Los Andes.

A. Ramos 1997Las formas modernas de la política. Estudio sobre la democratización de América LatinaCaracas, VenezuelaCentro de Investigaciones de Política Comparada, Universidad de Los Andes

223

Ramos, J. (1989). Desencuentros de la modernidad en América Latina. Literatura y política en el siglo XIX. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

J. Ramos 1989Desencuentros de la modernidad en América Latina. Literatura y política en el siglo XIXDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

224

Rémond, R. (1965). La vie politique en France depuis 1789. París, Francia: A. Colin.

R. Rémond 1965La vie politique en France depuis 1789París, FranciaA. Colin

225

Rial, R. (2002). América Latina después de la transición. La democracia como estabilidad política. En J. R. Campos Álvarez y E. Rey (eds.). III Congreso Internacional de ADHILAC . Santiago de Compostela, España: Universidad de Vigo , Universidad de Santiago de Compostela.

R. Rial 2002América Latina después de la transición. La democracia como estabilidad política J. R. Campos Álvarez E. Rey III Congreso Internacional de ADHILACSantiago de Compostela, EspañaUniversidad de VigoUniversidad de Santiago de Compostela

226

Rodó, J. E. (1900). Ariel. Montevideo, Uruguay: Cervantes.

J. E. Rodó 1900ArielMontevideo, UruguayCervantes

227

Rodrigues, R. (2007). Os africanos no Brasil. Río de Janeiro, Brasil: Centro Edelstein de Pesquisas Sociais. Recuperado de http://books.scielo.org/id/mmtct/pdf/rodrigues-9788579820106.pdf

R. Rodrigues 2007Os africanos no BrasilRío de Janeiro, BrasilCentro Edelstein de Pesquisas Sociais http://books.scielo.org/id/mmtct/pdf/rodrigues-9788579820106.pdf

228

Roig, A. (1998). Posmodernismo: Paradoja e hipérbole. Identidad, subjetividad e historia de las ideas desde una filosofía latinoamericana. Casa de las Américas, 39(213): 19-32.

A. Roig 1998Posmodernismo: Paradoja e hipérbole. Identidad, subjetividad e historia de las ideas desde una filosofía latinoamericanaCasa de las Américas392131932

229

Rojas, J. (1999). Trabajo infantil en la minería. Apuntes históricos. Historia (32): 367-441.

J. Rojas 1999Trabajo infantil en la minería. Apuntes históricosHistoria32367441

230

Rojas, L. (coord.) (2015). Neoliberalismo en América Latina. Crisis, tendencias y alternativas. Asunción, Paraguay: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

L. Rojas 2015Neoliberalismo en América Latina. Crisis, tendencias y alternativasAsunción, ParaguayConsejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

231

Romero, J. L. (1973). ¿Se enseña en la Argentina la historia real del país? Crisis, 8(diciembre): 19-37.

J. L. Romero 1973¿Se enseña en la Argentina la historia real del país?Crisis8diciembre1937

232

Rouquie, A. (1984). Poder militar y sociedad política en América Latina. Buenos Aires, Argentina: Emecé Editores.

A. Rouquie 1984Poder militar y sociedad política en América LatinaBuenos Aires, ArgentinaEmecé Editores

233

Rouquie, A. (1989). América Latina. Introducción al extremo occidente. Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores .

A. Rouquie 1989América Latina. Introducción al extremo occidenteDistrito Federal, MéxicoSiglo XXI Editores

234

Sabato, H. (2015). Historia latinoamericana, historia de América Latina, Latinoamérica en la historia. Prismas. Revista de Historia Intelectual, 19(2): 135-145. Recuperado de http://www.scielo.org.ar/pdf/prismas/v19n2/v19n2a01.pdf

H. Sabato 2015Historia latinoamericana, historia de América Latina, Latinoamérica en la historiaPrismas. Revista de Historia Intelectual192135145 http://www.scielo.org.ar/pdf/prismas/v19n2/v19n2a01.pdf

235

Sabato, H., y Cavarozzi, M. (comps.) (1984). Democracia, orden político y Parlamento fuerte. Buenos Aires, Argentina: Centro Editor de América Latina.

H. Sabato M. Cavarozzi 1984Democracia, orden político y Parlamento fuerteBuenos Aires, ArgentinaCentro Editor de América Latina

236

Said, E. (1978). Orientalism. Nueva York, Estados Unidos: Phanteon.

E. Said 1978OrientalismNueva York, Estados UnidosPhanteon

237

Santamaría, A. (2002). La historiografía latinoamericana reflexiona sobre sí misma (III Congreso de ADHILAC). Tiempos de América (9): 113-118. Recuperado de http://digital.csic.es/bitstream/10261/50194/1/HISTORIOGRAFIA%20REFELXIONA%20%28CONGRESO%20ADHILAC%29.pdf

A. Santamaría 2002La historiografía latinoamericana reflexiona sobre sí misma (III Congreso de ADHILAC)Tiempos de América9113118 http://digital.csic.es/bitstream/10261/50194/1/HISTORIOGRAFIA%20REFELXIONA%20%28CONGRESO%20ADHILAC%29.pdf

238

Santamaría, A. (2006a). América Latina. Crecimiento económico sostenido y equidad en perspectiva histórica: El suplicio de Tántalo. En A. Santamaría (coord.). Las economías contemporáneas de América Latina en perspectiva histórica (pp. 7-21). Madrid, España: Fundación Mapfre Tavera.

A. Santamaría 2006América Latina. Crecimiento económico sostenido y equidad en perspectiva histórica: El suplicio de TántaloLas economías contemporáneas de América Latina en perspectiva histórica721Madrid, EspañaFundación Mapfre Tavera

239

Santamaría, A. (2006b). Historia económica y social de Puerto Rico. Bibliografía y fuentes publicadas (1745-2002) y balance. Madrid, España: Fundación Mapfre Tavera.

A. Santamaría 2006Historia económica y social de Puerto Rico. Bibliografía y fuentes publicadas (1745-2002) y balanceMadrid, EspañaFundación Mapfre Tavera

240

Santamaría, A. (2009). Migración española y construcción de lo puertorriqueño y lo cubano. En J. R. Campos Álvarez (ed.). Migracións e globalización (pp. 73-100). Orense, España: Universidad de Vigo.

A. Santamaría 2009Migración española y construcción de lo puertorriqueño y lo cubano J. R. Campos Álvarez Migracións e globalización73100Orense, EspañaUniversidad de Vigo

241

Santamaría, A. (2019a). La colonia española en la propiedad y financiación de la industria azucarera. En J. M. Azcona, I. Escalona y M. García Salgado (eds.). Relaciones bilaterales España-Cuba (siglo XX). Madrid, España: Sílex.

A. Santamaría 2019La colonia española en la propiedad y financiación de la industria azucarera J. M. Azcona I. Escalona M. García Salgado Relaciones bilaterales España-Cuba (siglo XX)Madrid, EspañaSílex

242

Santamaría, A. (2019b). Diversas formas de afrontar y perder la oportunidad. Economías e independencias hispanoamericanas. Cuadernos de Historia (45).

A. Santamaría 2019Diversas formas de afrontar y perder la oportunidad. Economías e independencias hispanoamericanasCuadernos de Historia45

243

Santamaría, A. (coord.) (2006). Las economías contemporáneas de América Latina en perspectiva histórica . Madrid, España: Fundación Mapfre Tavera.

A. Santamaría 2006Las economías contemporáneas de América Latina en perspectiva históricaMadrid, EspañaFundación Mapfre Tavera

244

Santamaría, A. , y Naranjo, C. (1999). El 98 en América. Últimos resultados y tendencias recientes de la investigación. Revista de Indias, 59(215): 203-274. DOI: https://doi.org/10.3989/revindias.1999.i215.745.

A. Santamaría C. Naranjo 1999El 98 en América. Últimos resultados y tendencias recientes de la investigaciónRevista de Indias5921520327410.3989/revindias.1999.i215.745

245

Santos, M., y Díaz, R. (eds.) (1997). Innovación tecnológica y procesos culturales. Distrito Federal, México: Universidad Nacional Autónoma de México, Fondo de Cultura Económica.

M. Santos R. Díaz 1997Innovación tecnológica y procesos culturalesDistrito Federal, MéxicoUniversidad Nacional Autónoma de MéxicoFondo de Cultura Económica

246

Sarmiento, D. (1845). Civilización y barbarie. Santiago, Chile : El Progreso.

D. Sarmiento 1845Civilización y barbarieSantiago, ChileEl Progreso

247

Schwarzstein, D. (ed.) (1991). La historia oral. Buenos Aires, Argentina: Centro Editor de América Latina .

D. Schwarzstein 1991La historia oralBuenos Aires, ArgentinaCentro Editor de América Latina

248

Scobie, J. (1974). Argentina. A city and a nation. Nueva York, Estados Unidos: Oxford University Press.

J. Scobie 1974Argentina. A city and a nationNueva York, Estados UnidosOxford University Press

249

Scott, J. (1989). Sobre el lenguaje, el género y la historia de la clase obrera. Historia Social (4): 81-98.

J. Scott 1989Sobre el lenguaje, el género y la historia de la clase obreraHistoria Social48198

250

Scott, R. (1999). Reclamando la mula de Gregoria Quesada: El significado de la libertad en los valles de Arimao y del Caunao. Illes i Imperis (2): 89-110.

R. Scott 1999Reclamando la mula de Gregoria Quesada: El significado de la libertad en los valles de Arimao y del CaunaoIlles i Imperis289110

251

Scott, R., y Zeuske, M. (2001). Demandas de propiedad y ciudadanía: Los esclavos y sus descendientes en la región central de Cuba. Illes i Imperis (5): 109-134.

R. Scott M. Zeuske 2001Demandas de propiedad y ciudadanía: Los esclavos y sus descendientes en la región central de CubaIlles i Imperis5109134

252

Seco, C. (1989). La biografía como género historiográfico. En J. J. Carreras (ed.). Once ensayos sobre la historia (pp. 107-118). Madrid, España: Fundación Juan March.

C. Seco 1989La biografía como género historiográfico J. J. Carreras Once ensayos sobre la historia107118Madrid, EspañaFundación Juan March

253

Segre, R. (1977). Las estructuras ambientales de América Latina. Distrito Federal, México: Siglo XXI Editores .

R. Segre 1977Las estructuras ambientales de América LatinaDistrito Federal, MéxicoSiglo XXI Editores

254

Seidman, G. (1994). Manufacturing militancy. Workers’ movements in Brazil and South Africa, 1970-1985. Berkeley, California, Estados Unidos: University of California Press .

G. Seidman 1994Manufacturing militancy. Workers’ movements in Brazil and South Africa, 1970-1985Berkeley, California, Estados UnidosUniversity of California Press

255

Sen, A. (1982). Desarrollo y libertad. Distrito Federal, México: Editorial Planeta.

A. Sen 1982Desarrollo y libertadDistrito Federal, MéxicoEditorial Planeta

256

Sewell, W. H. (2011). Líneas torcidas. Historia Social (69): 87-106.

W. H. Sewell 2011Líneas torcidasHistoria Social6987106

257

Sirinelli, J. F. (1993). El retorno de lo político. Historia Contemporánea (9): 25-35. Recuperado de https://www.ehu.eus/ojs/index.php/HC/article/download/19594/17488

J. F. Sirinelli 1993El retorno de lo políticoHistoria Contemporánea92535 https://www.ehu.eus/ojs/index.php/HC/article/download/19594/17488

258

Skocpol, T. (1984). Los Estados y las revoluciones sociales. Un análisis comparativo de Francia, Rusia y China. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

T. Skocpol 1984Los Estados y las revoluciones sociales. Un análisis comparativo de Francia, Rusia y ChinaDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

259

Skocpol, T. (ed.) (1984). Vision and method in Historical Sociology. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.

T. Skocpol 1984Vision and method in Historical SociologyCambridge, Reino UnidoCambridge University Press

260

Solano, F. (ed.) (1990). Historia urbana de Iberoamérica. 4 volúmenes. Madrid, España: CSCAE, Quinto Centenario.

F. Solano 1990Historia urbana de Iberoamérica4 volúmenesMadrid, EspañaCSCAEQuinto Centenario

261

Sonntag, H., y Arenas, N. (2007). Lo global, lo local, lo híbrido. Aproximaciones a una discusión que comienza. París, Francia: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Recuperado de http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001119/111974So.pdf

H. Sonntag N. Arenas 2007Lo global, lo local, lo híbrido. Aproximaciones a una discusión que comienzaParís, FranciaOrganización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001119/111974So.pdf

262

Spalding, H. (1977). Organized labour in Latin America. Nueva York, Estados Unidos: Herper & Row.

H. Spalding 1977Organized labour in Latin AmericaNueva York, Estados UnidosHerper & Row

263

Spiegel, G. M. (2006). La historia de la práctica: Nuevas tendencias en historia tras el giro lingüístico. Ayer, 62(2): 40-57.

G. M. Spiegel 2006La historia de la práctica: Nuevas tendencias en historia tras el giro lingüísticoAyer6224057

264

Stewart, J. (ed.) (1956). The people of Porto Rico. Champaign, Illinois, Estados Unidos: University of Illinois Press .

J. Stewart 1956The people of Porto RicoChampaign, Illinois, Estados UnidosUniversity of Illinois Press

265

Stiglitz, J. (2002). El malestar en la globalización. Madrid, España: Taurus.

J. Stiglitz 2002El malestar en la globalizaciónMadrid, EspañaTaurus

266

Stolcke, V. (1992). ¿Es el sexo para el género como la raza para la etnicidad? Mientras Tanto, 48(enero-febrero): 87-112.

V. Stolcke 1992¿Es el sexo para el género como la raza para la etnicidad?Mientras Tanto48enero-febrero87112

267

Stoll, D. (1990). Is Latin America turning protestant? The politics of Evangelical Growth. Los Ángeles, California: University of California Press.

D. Stoll 1990Is Latin America turning protestant? The politics of Evangelical GrowthLos Ángeles, CaliforniaUniversity of California Press

268

Sunkel, O. (ed.) (1993). Development from within toward a neostructuralist approach for Latin America. Buolder, Colorado, Estados Unidos: Lynne Rienner.

O. Sunkel 1993Development from within toward a neostructuralist approach for Latin AmericaBuolder, Colorado, Estados UnidosLynne Rienner

269

Tarrow, S. (1997). El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la acción colectiva y la política. Madrid, España: Alianza Editorial .

S. Tarrow 1997El poder en movimiento. Los movimientos sociales, la acción colectiva y la políticaMadrid, EspañaAlianza Editorial

270

Taylor, C. (1993). El multiculturalismo y la política del reconocimiento. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

C. Taylor 1993El multiculturalismo y la política del reconocimientoDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

271

Tenti, M. M. (2012). Los estudios culturales, la historiografía y los sectores subalternos. Trabajo y Sociedad, 15(18): 317-329. Recuperado de http://www.scielo.org.ar/pdf/tys/n18/n18a20.pdf

M. M. Tenti 2012Los estudios culturales, la historiografía y los sectores subalternosTrabajo y Sociedad1518317329 http://www.scielo.org.ar/pdf/tys/n18/n18a20.pdf

272

Thomson, E. P. (1963). The making of the English working class. Londres, Reino Unido: Gollancz.

E. P. Thomson 1963The making of the English working classLondres, Reino UnidoGollancz

273

Thorp, R. (1998). Progress, poverty and exclusión. An economic history of Latin America in the 20th Century. Washington, D. C., Estados Unidos: Inter-American Development Bank.

R. Thorp 1998Progress, poverty and exclusión. An economic history of Latin America in the 20th CenturyWashington, D. C., Estados UnidosInter-American Development Bank

274

Thorp, R. (ed.) (1984). Latin America in the 1930s: The role of the periphery in world crisis. Oxford, Reino Unido: Macmillan.

R. Thorp 1984Latin America in the 1930s: The role of the periphery in world crisisOxford, Reino UnidoMacmillan

275

Tilly, C. (2002). Stories, identities, and political change. Laham, Maryland, Estados Unidos: Rowman & Littlefield.

C. Tilly 2002Stories, identities, and political changeLaham, Maryland, Estados UnidosRowman & Littlefield

276

Tirado, A. (1997). Integración y democracia en América Latina y el Caribe. Buenos Aires, Argentina: Banco Interamericano de Desarrollo, Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe. Recuperado de https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/2742/Integración%20y%20democracia%20en%20América%20Latina%20y%20el%20Caribe.pdf?sequence=1

A. Tirado 1997Integración y democracia en América Latina y el CaribeBuenos Aires, ArgentinaBanco Interamericano de DesarrolloInstituto para la Integración de América Latina y el Caribe https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/2742/Integración%20y%20democracia%20en%20América%20Latina%20y%20el%20Caribe.pdf?sequence=1

277

Tokatlián, J. (1994). Componentes políticos de la integración. En J. A. Puertas (comp.). Integración, desarrollo económico y competitividad (pp. 117-139). Bogotá, Colombia: Creset.

J. Tokatlián 1994Componentes políticos de la integración J. A. Puertas Integración, desarrollo económico y competitividad117139Bogotá, ColombiaCreset

278

Toledo, V. (1992). Utopía y naturaleza. El nuevo movimiento ecológico de los campesinos e indígenas de América Latina. Nueva Sociedad. Democracia y Política en América Latina, 122(noviembre-diciembre): 72-85. Recuperado de http://nuso.org/media/articles/downloads/2175_1.pdf

V. Toledo 1992Utopía y naturaleza. El nuevo movimiento ecológico de los campesinos e indígenas de América LatinaNueva Sociedad. Democracia y Política en América Latina122noviembre-diciembre7285 http://nuso.org/media/articles/downloads/2175_1.pdf

279

Toledo, V. (2000). La paz en Chiapas: Ecología, luchas indígenas y modernidad alternativa. Distrito Federal, México: Universidad Nacional Autónoma de México , Ediciones Quinto Sol.

V. Toledo 2000La paz en Chiapas: Ecología, luchas indígenas y modernidad alternativaDistrito Federal, MéxicoUniversidad Nacional Autónoma de MéxicoEdiciones Quinto Sol

280

Tomassini, L. (2000). El giro cultural de nuestro tiempo. En B. Kliksberg y L. Tomassini (comps.). Capital social y cultura: Claves estratégicas para el desarrollo (pp. 59-100). Buenos Aires, Argentina: Banco Interamericano de Desarrollo , Fondo de Cultura Económica.

L. Tomassini 2000El giro cultural de nuestro tiempo B. Kliksberg L. Tomassini Capital social y cultura: Claves estratégicas para el desarrollo59100Buenos Aires, ArgentinaBanco Interamericano de DesarrolloFondo de Cultura Económica

281

Touraine, A. (1989). América Latina. Política y sociedad. Madrid, España: Espasa-Calpe.

A. Touraine 1989América Latina. Política y sociedadMadrid, EspañaEspasaCalpe

282

Touraine, A. (1992). Crítica de la modernidad. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

A. Touraine 1992Crítica de la modernidadDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

283

Tylor, C. (1993). El multiculturalismo y la política del reconocimiento . Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica .

C. Tylor 1993El multiculturalismo y la política del reconocimientoDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

284

University of Harvard (2017). Women’s in Religion Program. Recuperado de https://www.hds.harvard.edu/wsrp/

University of Harvard 2017Women’s in Religion Program https://www.hds.harvard.edu/wsrp/

285

Valdés, X.; Rebolledo, L., y Wilson, A. (1995). Masculino y femenino en la hacienda chilena del siglo XX. Santiago, Chile : Centro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer.

X. Valdés L. Rebolledo A. Wilson 1995Masculino y femenino en la hacienda chilena del siglo XXSantiago, ChileCentro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer

286

Vasconcelos, J. (1925). La raza cósmica. Barcelona, España: Agencia Mundial de Librería.

J. Vasconcelos 1925La raza cósmicaBarcelona, EspañaAgencia Mundial de Librería

287

Wallerstein, I. (1974). The modern world system: Capitalist agriculture and the origins of European World-Economy in the Sixteenth Century. Nueva York, Estados Unidos: Academic Press.

I. Wallerstein 1974The modern world system: Capitalist agriculture and the origins of European World-Economy in the Sixteenth CenturyNueva York, Estados UnidosAcademic Press

288

Weber, M. (1959). Economía y sociedad. Distrito Federal, México: Fondo de Cultura Económica

M. Weber 1959Economía y sociedadDistrito Federal, MéxicoFondo de Cultura Económica

289

Wells, M. (1999). Strawberry fields: Politics, class, and work in California agriculture. Ithaca, Nueva York, Estados Unidos: Cornell University.

M. Wells 1999Strawberry fields: Politics, class, and work in California agricultureIthaca, Nueva York, Estados UnidosCornell University

290

Werz, N. (1995). Pensamiento político moderno en América Latina. Caracas, Venezuela: Nueva Sociedad .

N. Werz 1995Pensamiento político moderno en América LatinaCaracas, VenezuelaNueva Sociedad

291

Williamson, J. (1990). El cambio en las políticas económicas en América Latina. Distrito Federal, México: Ediciones Gernika.

J. Williamson 1990El cambio en las políticas económicas en América LatinaDistrito Federal, MéxicoEdiciones Gernika

292

Zemelman, H. (1991). Los horizontes de la razón. Barcelona, España: Anthropos, El Colegio de Mexico.

H. Zemelman 1991Los horizontes de la razónBarcelona, EspañaAnthroposEl Colegio de Mexico

293

Žižek, S. (1998). Multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo multinacional. En J. Fredric y S. Žižek (eds.). Estudios culturales . Reflexiones sobre el multiculturalismo (pp. 137-188). Buenos Aires, Argentina: Paidós . Recuperado de http://rodare.cl/cursos/iea/unidad-iii/multiculturalismo-capitalismo-multinacional.pdf

S. Žižek 1998Multiculturalismo o la lógica cultural del capitalismo multinacional J. Fredric S. Žižek Estudios culturales . Reflexiones sobre el multiculturalismo137188Buenos Aires, ArgentinaPaidós http://rodare.cl/cursos/iea/unidad-iii/multiculturalismo-capitalismo-multinacional.pdf

Notas

1 Financial disclosure Trabajo financiado por los proyectos del MIC2016-2019-HAR2015-64085-P y 2016-2018-HAR2015-66152-R, y Research and Innovation Staff Exchange, H2020-MSCA-RISE-2018 ConnectCaribbean-823846. Agradezco los comentarios de los dictaminadores anónimos y, en especial, de Marcela García Sebastiani.



Desarrollado por eScire - Consultoría, Tecnologías y Gestión del Conocimiento SA de CV

Métricas de artículo

Vistas Resumen.
Número total de vistas al resumen de este artículo.
a description of the source 242
Esta revista








Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 
 

 

La Revista de El Colegio de San Luis, nueva época, es una publicación cuatrimestral editada por El Colegio de San Luis, A. C. Parque de Macul 155, Fraccionamiento Colinas del Parque, C. P. 78299, San Luis Potosí, S. L. P. Tel.: (444) 811 0101, ext. 5202. www.colsan.edu.mx Correo electrónico: revista@colsan.edu.mx. Director: Israel Ramírez. Asistente de la dirección: Werner Juárez. Reserva de derechos al uso exclusivo núm. 04-2014-030514290300-203 / ISSN versión electrónica: 2007-8846. Reserva de derechos al uso exclusivo 04-2012-092414023900-102 / ISSN versión impresa: 1665-899X. Página web: http://ojs.colsan.edu.mx

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura del editor de la publicación. Se autoriza la reproducción total o parcial de los textos aquí publicados (no así de las imágenes) siempre y cuando se cite la fuente completa y la dirección electrónica de publicación.


Licencia de Creative Commons
Revista de El Colegio de San Luis by El Colegio de San Luis is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.